Huracán Irene llego a Nueva York

El Huracán Irene llegó a Nueva York, si bien lo hizo en una forma debilitado, las autoridades advierten que esta “tormenta tropical”, tal el nombre que le impuso la Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami,  continua siendo muy poderosa y que podría llegar a causar inundaciones en la Ciudad y de que millones de personas se encuentran sin luz.. Llegó con mucha menos fuerza de la que se esperaba luego de haber pasado por la Costa Este, el ojo de “Irene” arribó hoy a Coney Island, Nueva York.

Antes de que llegará y mientras que el huracán Irene avanzaba y el sábado en horas muy tempranas sacudiera las costas de Carolina del Norte, la tormenta iniciaba su paso potencialmente catastrófico por el este de Estados Unidos. La orden fue de evacuar a más de dos millones de personas, y la ciudad de Nueva York dispuso el cierre del mayor sistema de trenes subterráneos de la nación por primera vez en su historia a causa de un desastre natural.

Pero finalmente su paso por  la Ciudad de Nueva York “Irene” fue débil y sin causar mayor daños. De acuerdo a lo informado por el Centro Nacional de Huracanes, que resolvió bajarlo a la categoría de “tormenta tropical”. Sin embargo, y si bien los vientos fueron lentos, las autoridades advirtieron a los pobladores que sigue representando un peligro para la ciudad que permanece afectada por algunas inundaciones y apagones.

Hoy el Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami, informó que sus vientos disminuyeron, peor habían alcanzado los 105 kilómetros por hora, y lo degradó a la categoría de tormenta tropical.

De todas maneras, las autoridades advirtieron que la tormenta continua siendo poderosa. Ya que inclusive debilitada, sería capaz de provocar inundaciones en buena parte de la costa del este, con una combinación de marejadas, olas gigantes y lluvias intensas.

Como consecuencia de las fuertes lluvias, algunas de las calles situadas en las orillas de Nueva York se encuentran anegadas. En tanto que el agua de mar procedente del puerto de la ciudad inundaba el extremo sur de Manhattan. La situación era peor en los barrios que bordean la costa.

Brooklyn, tiene algunas de sus calles de Coney Island bajo el agua. En tanto que en Red Hook, a lo largo del puerto, el agua había penetrado hasta 91,5 metros.

Por primera vez en la historia, todo el sistema de transporte público se encuentra suspendido, con la ciudad paralizada  los neoyorquinos se quedan en sus casas y se siente un cierto clima de “alivio” entre los habitantes de la gran manzana. Es que todos los pronósticos anunciaban que los embates de Irene sobre la ciudad serían mucho más fuertes y provocarían importantes daños, cosa que no sucedió.

No obstante, aeropuertos de la ciudad continúa cerrados y los vuelos permanecen  cancelados. También los espectáculos de Broadway, los juegos de béisbol y otros eventos continúan cancelados es una Ciudad desierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *