Trabajadores de los Subtes se niegan a cargar la SUBE

Esta mañana nuevamente y tal cual sucedió hace unos meses, los trabajadores de las boleterías de subterráneos de la línea “B” se negaron a recargar las tarjetas del Sistema Único de Boletos Electrónicos, SUBE y Subtecard reclamando se instalen nuevas máquinas para efectuar la tarea porque, según denunciaron, las actuales provocan “dolencias” a los empleados, tendinitis. Entre las 6.00 y las 7.00 horas los usuarios que no disponían de crédito suficiente viajaron sin pagar sus boletos.

Los delegados de la Línea B en la cual sus trabajadores se oponen a cargar las tarjetas SUBE y Subtecard, argumentan que la computadora para cargar esa tarjeta “tiene las teclas duras y los obliga a tener los brazos extendidos”

Agustina Ionno, delegada de los boleteros,  señaló que los empleados trabajaban “a reglamento”, lo que obligaba a los pasajeros que no tuvieran crédito en sus tarjetas a adquirir los pases individuales de cartón.

En las boleterías los empleados colocaron carteles que decían:

“Metrovías no cumple con su compromiso. Más de 90 días esperando que incorpore: emisión de tickets para carga más segura, más personal para un servicio más ágil, nuevos posnet para trabajar más saludablemente”.

Ionno, en declaraciones a la prensa, aseguró que:

  • “tenemos un montón de compañeros que están sufriendo dolencias a causa de la tarea”.
  • “no estamos en contra de la tarjeta SUBE”, sino que reclaman un nuevo aparato para efectuar la recarga.
  • se exige que cada recarga emita un ticket como factura, “que beneficia a los compañeros y a los usuarios porque el sistema está lleno de fallas. Hoy (los pasajeros) no cuentan con comprobante de las recargas”.
  • “Esperamos que nos convoquen del Ministerio (de Trabajo). Una vez que la tarea esté convencionada nosotros volvemos a cargar con normalidad”.

Recordemos que la vez anterior cuando sucedió algo parecido, la presidenta Cristina Kirchner criticó las: “actitudes egoístas, insolidarias, impropias” de los trabajadores del subte que, a modo de protesta, se negaron en ese momento a recargar las tarjetas SUBE porque les provocaba tendinitis.

“Vi a mi viejo trabajar en el colectivo, tenía que sacar boleto por boleto. Laburó toda su vida y nunca tuvo tendinitis de nada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *