Elecciones 2009: Clase de votos

En la República Argentina existen tres clases de votos estos son los votos positivos, en blanco, y nulos. Son votos válidos y los afirmativos, aquellos sufragios emitidos algún candidato que no presentan ninguna causal de nulidad. Son  votos nulos los impugnados y recurridos son dos clases transitorias: Una vez realizado el escrutinio definitivo, estos votos serán volcados dentro de una de las tres clases definitivas: positivos, blancos o nulos.

La impugnación de un voto que se realiza en el momento previo a emitirse el sufragio puede darse por razones de dudas del presidente de mesa o los fiscales partidarios sobre la identidad del elector.

En este caso, ese voto es impugnado y da lugar a un procedimiento especial, es colocado en un sobre, debiendo contener un formulario donde conste el nombre, apellido, número y clase de documento cívico y año de nacimiento del ciudadano cuyo voto ha sido impugnado, junto con su impresión dígito pulgar.

O sea que este voto impugnado es de carácter transitorio, ya que en el momento de realizarse el escrutinio definitivo en la Junta Electoral Nacional, el juez Electoral, después de cotejar la impresión digital y demás datos con los existentes en la ficha del elector cuyo voto ha sido impugnado, deberá informar acerca de la identidad del votante. Si ésta no resulta probada, el voto no será tenido en cuenta en el cómputo; si resultare probada, el voto será computado, y clasificado como válido, nulo o blanco.

El voto nulo es aquel que haya sido emitido mediante una boleta no oficializada, o con papel de cualquier color con inscripciones o imágenes de cualquier naturaleza, o boleta oficializada que contenga inscripciones y/o leyendas de cualquier tipo.

También es nulo si fue realizado en una boleta oficializada pero contiene inscripciones en la parte superior de la boleta, que es donde aparece el nombre del partido y la categoría de candidatos a elegir, cualquiera sea la inscripción.

En tanto, si la boleta oficializada contiene inscripciones fuera de la parte superior, las únicas inscripciones que mantienen el voto como válido son los agregados y tachas de candidatos. Las demás inscripciones conducen a clasificar el voto como nulo.

Igualmente un voto es nulo si se colocan dentro del sobre dos o más boletas de distinto partido para la misma categoría de candidatos; si el sobre contiene una boleta oficializada que por destrucción parcial, defecto o tachaduras, no contenga, por lo menos sin rotura o tachadura, el nombre del partido y la categoría de candidatos a elegir.

Se considera también un voto nulo cuando en el sobre, juntamente con la boleta electoral, se hayan incluido objetos extraños a ella, es decir cualquier cosa distinta de las expresamente previstas por el Código Nacional Electoral.

El voto recurrido es aquel que en el momento del escrutinio provisorio es cuestionado por los fiscales presentes en la mesa debiendo fundar su pedido con expresión concreta de las causas, que quedarán asentadas en un volante especial que se adjunta al sobre respectivo.

Este voto se anotará en el acta de cierre del acto electoral como «voto recurrido», es decir, que no se computa y será analizado y clasificado en el escrutinio definitivo, momento en el que será volcado en otras clases de votos.

El voto en blanco es aquel que cumple con alguna de estas dos condiciones: que el sobre esté vacío, o que el sobre contenga un papel sin importar el color, sin ningún texto ni imagen u objeto extraño a la votación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *