Santiago Montoya prepara su regreso

Santiago Montoya ya prepara su regreso, el polémico ex recaudador de la provincia de Buenos Aires, luego de tres meses e silencio se hace oír nuevamente y continua sin arrepentirse de su negativa de ser uno de los candidatos testimoniales del kirchnerismo por el partido de San Isidro por la que tuvo que3 renunciar a su cargo,  está listo para el regreso. Sentado en un bar frente a la Facultad de Derecho sonriendo dice: “Evidentemente soy un hombre audaz”.

Montoya con una sonrisa y tono muy cordobés, mientras se acomoda en un mullido sillón del restaurante Módena, frente a la Facultad de Derecho de la UBA, dice que: “Preveía que la sociedad los iba a castigar. Y los castigó”, dice, después de saludar a los dueños del lugar, que sin éxito intentaban invitar con un café al siete años funcionario durante las gestiones de Carlos Ruckauf, Felipe Solá y Daniel Scioli.

El único funcionario activo que por le mes de abril le dijo no a los Kirchner, lo que le valió al recaudador bonaerense el freno a una carrera que apuntaba a continuar en algún ministerio nacional ya que se lo había mencionado para Medio Ambiente) e inclusive para ocupar el INDEC.

Montoya, critica sin nombrarlo al virtual jefe del organismo, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, dice que: “Sergio Massa me ofreció, allá por enero o febrero, hacerme cargo del Indec. Pero yo quería más autarquía, consultar con universidades nacionales e internacionales, independencia y profesionalismo”.

En estos momentos Montoya se encuentra dedicado al monitoreo de los procesos recaudatorios en distintos países, y consultor en áreas sociales y organizativas de organizaciones latinoamericanas, el polémico recaudador sabe que dará la pelea por volver a los primeros planos en el peronismo, pero aclarando que: “en un PJ modernizado, donde no haya exclusiones. A Menem no lo dejan entrar y Solá es más progre que muchos de los que se autocalifican así”.

Además con a firmeza con la que ordenaba espectaculares allanamientos en countries o importantes empresas, cree que su lugar está cerca del trío que componen su “amigo” Solá, Mauricio Macri y Francisco de Narváez, que del kirchnerismo. Aunque rescata a su último jefe, el gobernador Daniel Scioli. Sosteniendo que: “Lo veía sano, tiene vocación por el diálogo, pero…no nos merecíamos interrumpir el trabajo conjunto por algún sabandija que hizo una operación que me dejó atrapado”.

Desde hace un año es afiliado al peronismo, luego de muchas charlas con el veterano Antonio Cafiero, Montoya la emprende contra la conducción partidaria: “El PJ no es sólo el pan dulce y la sidra. Perón era un estratega que hablaba de ecología en los años setenta, pero hoy los peronistas usan viejas tácticas y no tienen apego al cumplimiento de las leyes”.

Deja claro su elogió a Mauricio  Macri, diciendo que De Narváez es un “héroe, pero hay que acompañarlo”. ¿Y Néstor Kirchner? “Nunca lo vi en mi vida”, dice sin sonreír.

Al ser consultado por su futuro, sorprende con una definición. Prometiendo que:  “No soy un técnico, sino un generalista. La misma vehemencia que usé para perseguir evasores, ahora la usaré para construir y dialogar en el lugar en el que esté”.

La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *