Decretaron el Día de los Santos Difuntos no Laborable

Los gobernadores de las Provincias de Jujuy y de Catamarca ambas provincias declararon como «día no laborable» para el lunes, ya que esa jornada tiene características muy especiales para sus habitantes por ser el Día de los Santos Difuntos. El objetivo es facilitar la visita de sus fieles difuntos en templos y cementerio, el Poder Ejecutivo de Catamarca decretó asueto provincial administrativo y docente para el próximo 2 de noviembre.

Eduardo Brizuela del Moral, gobernador de Catamarca, mediante el Decreto Nº 1174 dispuso declarar «día no laborable el próximo 2 de noviembre, a fines de facilitar la concurrencia de la comunidad en general, a las visitas religiosas y a las necrópolis».

Por este motivo, el primer mandatario provincial decretó declarar asueto administrativo y docente administrativo y docente, en todo el territorio provincial, para el día 2 de noviembre del presente año.

El Gobernador de Jujuy,  también decretó asueto administrativo y escolar para el lunes. La medida del gobierno, a la que adhirió el Poder Judicial y Legislativo, refiere a la necesidad de facilitar el desplazamiento de los trabajadores a los distintos cementerios para venerar la memoria de sus seres queridos.

Sucede que tanto el día 1º de noviembre, Día de Todos los Santos, y el 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, tiene características muy especiales en Jujuy.

Por ser una provincia con hogares muy creyentes el 1 de noviembre se armarán los altares familiares donde se colocarán diversos tipos de comidas y bebidas, confites y hojas de coca natural entre otras preferencias del familiar fallecido.

Lo más destacado y notable de estos agasajos son las ofrendas con las que adornan los altares familiares.

Las mismas son realizadas con pan y conforman figuras como ángeles para simbolizar la pureza del ausente, escaleras para ayudarlos a subir al cielo y palomas de la Paz entre otras tantas creaciones que se colocan en las mesas.

Generalmente las familias son las encargadas de con mucha paciencia,  elaborar las ofrendas en cada una de las casas, pero si no lo hacen en las inmediaciones de la terminal de micros, sobre las calles Escolástico Zegada o Santiago del Estero, hay ciento de vendedoras.

Además de las figura de pan, también se pueden realizan con confites, caramelos de miel, pochoclos de maíz. Se realizan coronas de variados colores y flores de papel, convirtiendo a los puestos callejeros muy coloridos

En estas celebraciones la bebida sagrada de los Incas, la chicha, se sirve como agasajo para los familiares de los difuntos, se puede conseguir por litro en botellas de plástico o de vidrio.

Hoy domingo, ya están armados los altares. Por lo general la ceremonia no es de recogimiento, sino de mucha alegría y festejos, y el día lunes cuando los familiares regresan del cementerio de visitar a sus muertos, comienzan la fiesta.

Cada familia celebra de acuerdo a su bolsillo, se fuma, se coquea, armando un bolo en la boca con las hojas naturales de coca, se recuerda al familiar fallecidos.

Todo lo que se encuentra en el altar doméstico, es repartido a los presentes, los cuales son agasajados con buena comida, generalmente la que le gustaba al familiar difunto.

No faltan las guitarreadas y la música, seguida del baile, todo es disfrutar según lo que le gustaba al familiar fallecido.

El lunes 2 de noviembre habrá misas en los cementerios de toda la provincia.

En el cementerio de El Salvador, a las 10 horas, el obispo Marcelo Palentino oficiará una misa, pero antes ya habrá otros oficios, lo mismo que en el cementerio «Virgen del Rosario».

La Municipalidad de San Salvador ordenó abrir los mercados nada más que hasta el mediodía y autorizó la venta callejera de todo lo que contribuye a recordar a los muertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *