Renuncio el ministro de economía

El joven ministro de economía Martín Lousteau renuncio y será reemplazado por Carlos Fernández, actual jefe de la AFIP y de relación directa con el matrimonio presidencial. Anoche en la residencia de Olivos, reunidos la presidenta Cristina Fernández, su esposo el ex presidente Néstor Kirchner, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini tomaron la decisión.

La discrepancia con la presidenta para como frenar la inflación, su no participación en la lucha contra el campo, daba a entender su pronto alejamiento, duro 178 días su gestión como el ministro de economía mas joven que tuvo la Argentina.

El sucesor Carlos Fernández fue convocado por Kirchner para que ponga en orden las cuentas de la provincia de Buenos Aires y luego para suceder a Alberto Abad al frente del ente recaudador, un puesto que ahora deja vacante. «El mudo», como lo apodaron, es un incondicional del matrimonio presidencial y un aval a la continuidad del modelo económico pero, más importante, garantiza poner fin a las internas abiertas en la conducción económica, con la imposibilidad de los ministros de poner límites a la acción del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Carlos Fernández no tendrá una gestión fácil ya que en el Gobierno no quieren ni escuchar hablar de planes para controlar el alza de precios «la negación de la inflación» y Moreno seguirá como responsable en la pelea con el campo.

El 11 de marzo pasado Lousteau decidió crear un sistema de retenciones móviles para capturar la renta extraordinaria del campo, esta medida provocó un paro de 21 días de la actividad agropecuaria con consecuencias de desabastecimiento en los principales centros urbanos. A la hora de la tregua, Lousteau fue marginado de las negociaciones con la dirigencia agropecuaria y se le llegó a impedir el ingreso cuando Alberto Fernández reunió en la Casa de Gobierno a los representantes del campo.
El 22 de abril Lousteau le dio a Cristina Fernández  un plan con medidas para contener la escalada de precios, del cual no recibió respuesta de la Presidenta.

Los últimos días marco las diferencias con la gestión oficial y se acerco al presidente del BCRA  actual referente de la oposición Alfonso Prat-Gay: se pronunció por enfriar la economía para bajar la inflación y crecer a un ritmo de 5-6% y hasta calificó a los 70 como la década perdida para la política en un abierto desafío al pensamiento político presidencial. La respuesta le llegó ayer en boca de Kirchner: criticó a «los economistas y dirigentes que piden enfriar la economía» porque advirtió «si enfrían la economía los argentinos no consumen, no comen, y sin consumo, ellos pueden exportar todo y ganar más».
Sin más margen para actuar en la política económica «no pudo arreglar el conflicto del Indec, provocó la crisis con el campo, no prosperaron sus medidas para contener la inflación» Lousteau presentó una renuncia indeclinable.
 

25/04/2008 – El Cronista – 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *