Acuerdo salarial Alimentación, complicadas las negociaciones

El gremio de la alimentación reclama un aumento de 36%, que es rechazado por las empresas. En Salto no se acató la Conciliación Obligatoria de Trabajo, y la empresa ARCOR cesanteó a 100 trabajadores.

El conflicto en torno a la negociación salarial de la industria alimenticia, se vio profundizado ayer cuando en la localidad de Salto, provincia de Buenos Aires los trabajadores de la empresa ARCOR no acataron la medida de la Conciliación Obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo y los directivos enviaron telegramas de despidos a unos cien trabajadores, que desde hace mas de 10 días mantienen bloqueados los ingresos de la fábrica y paralizaron en forma total la producción de uno de los principales establecimientos de la empresa.

Esta determinación de la firma alimenticia, se conoció en momentos en que la representación gremial de los trabajadores estaba reunida en el Ministerio de Trabajo con la cámara que agrupa a las empresas del sector para avanzar en un acuerdo sobre el aumento salarial para la actividad.
Hasta anoche los trabajadores no habían recibido los telegramas. Sin embargo, voceros del sindicato bonaerense de la Alimentación y de la Federación nacional, que lidera Luís Morán, acusaron a Arcor de complicar la negociación por la suba de los sueldos y advirtieron que profundizarán las medidas de fuerza para repudiar la decisión de la compañía. Marcelo Wagner, secretario gremial del sindicato, dijo «Con esto la empresa demuestra que no tiene ningún interés en discutir nada con los trabajadores».

La Conciliación Obligatoria fue dictada por el Ministerio de Trabajo después de que la Federación de la Alimentación inició un plan de lucha consistente en paros de dos horas por turno ante el rechazo empresario a conceder una suba salarial de 36%, como pretendía el gremio. No obstante eso el personal de la planta Bagley de Salto continuaba con los bloqueos y la huelga.

El sindicato acató la conciliación en todas las empresas del sector, en el caso de los 700 trabajadores de la fábrica de Salto se decidió continuar con las medidas de fuerza con el argumento de que su reclamo original a la compañía contemplaba una serie de mejoras laborales que excedían la discusión salarial, por lo que entendían que no formaban parte de la conciliación obligatoria.
Los directivos de ARCOR difundieron en el día de ayer un comunicado considerando que la disposición de la cartera laboral estableció «explícitamente que se deje sin efecto las medidas de acción directa que se estuviesen implementando en las empresas alimenticias de todo el país». Y en ese sentido, advirtió que «está legalmente previsto que la persistencia de dichas medidas bajo tales condiciones las transforma en ilegales».
«Si bien la empresa ha mantenido hasta el presente un comportamiento de extrema prudencia, absteniéndose de aplicar sanciones, la responsabilidad que le cabe en términos de preservar la legalidad, la fuente de trabajo para la mayoría de sus trabajadores y su propio patrimonio, no le deja más alternativa que ejercitar sus facultades disciplinarias», expresó el comunicado.

28/05/2008 – El Cronista – 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *