Penalización del Trabajo Infantil

Héc­tor Re­cal­de, di­pu­ta­do kirchnerista y je­fe de abo­ga­dos de la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral del Tra­ba­jo, CGT, pre­sen­tó un pro­yec­to de ley para penalizar el trabajo infantil, a través de la implementación de la misma, el empresario que utilice a un menor de 16 años  para trabajar será reprimido con 2 y hasta 4 años de prisión. Por medio del cual, ti­pi­fi­ca co­mo de­li­to el tra­ba­jo in­fan­til, y apli­ca san­cio­nes pe­na­les a los di­rec­ti­vos o ge­ren­tes de las em­pre­sas que con­sien­tan ese ti­po de prác­ti­cas “pa­ra sí o pa­ra ter­ce­ros”.

De acuerdo al proyecto presentado por el diputado, la ini­cia­ti­va es­ta­ble­ce la in­cor­po­ra­ción al tí­tu­lo V “De­li­tos con­tra la li­ber­tad” del Có­di­go Pe­nal, de un ca­pí­tu­lo I bis, de­no­mi­na­do “De­li­tos con­tra la Sa­lud e In­te­gri­dad de los Me­no­res”.

En la nueva normativa, se dis­po­ne el agre­ga­do de un ar­tí­cu­lo 149 quá­ter, el que es­ta­ble­ce que:

“se­rá re­pri­mi­do con pri­sión de 2 a 4 años el que uti­li­za­re a un me­nor de 16 años, pa­ra tra­ba­jar en pro­ve­cho pro­pio o de un ter­ce­ro”.

Buenos Aires Económico destaca que el tex­to de au­to­ría de Re­cal­de indica que:

“la pe­na pre­vis­ta en el pá­rra­fo pre­ce­den­te no se­rá apli­ca­ble en los ca­sos con­tem­pla­dos en el ar­tí­cu­lo 189 bis de la ley 20.744 – Ley de Con­tra­to de Tra­ba­jo- (t. o. 1976) y sus mo­di­fi­ca­to­rias”.

El tex­to tie­ne asi­mis­mo un ar­tí­cu­lo 149 quin­que, en el que se pun­tua­li­za que:

“cuan­do se tra­ta­re de una per­so­na ju­rí­di­ca, to­do di­rec­tor, sín­di­co, ad­mi­nis­tra­dor, miem­bro de la co­mi­sión fis­ca­li­za­do­ra o ge­ren­te de la so­cie­dad, que con­sin­tie­re de cual­quier mo­do que el me­nor tra­ba­ja­re en pro­ve­cho de aqué­lla, se­rá re­pri­mi­do con la mis­ma pe­na”.

La iniciativa esta fundamentada en la fi­gu­ra pe­nal que se pre­ten­de in­tro­du­cir, por lo que:

“se tien­de a pre­ve­nir y san­cio­nar el acu­cian­te pro­ble­ma del tra­ba­jo in­fan­til que re­per­cu­te tan ne­ga­ti­va­men­te en lo eco­nó­mi­co y so­cial, y en el ám­bi­to de los de­re­chos hu­ma­nos, aten­tan­do con­tra el de­sa­rro­llo fí­si­co, men­tal, es­pi­ri­tual, mo­ral y so­cial de ni­ños y ado­les­cen­tes, ori­gi­nan­do gra­ves con­se­cuen­cias co­mo el da­ño de­fi­ni­ti­vo de su cuer­po en cre­ci­mien­to y la de­ser­ción es­co­lar”.

El texto del proyecto presentado por Recalde, después de enumerar un am­plio lis­ta­do de nor­mas protectoras de los de­re­chos de los me­no­res, señala que:

“pa­ra lo­grar una apli­ca­ción efec­ti­va de to­do el ple­xo nor­ma­ti­vo exis­ten­te, re­la­ti­vo a la pro­hi­bi­ción del tra­ba­jo in­fan­til, se ha­cen ne­ce­sa­rios no só­lo me­dios de vi­gi­lan­cia, con­tra­lor o ins­pec­ción si­no me­di­das que ha­gan to­tal­men­te efi­caz su cum­pli­mien­to ta­les co­mo la fi­gu­ra pe­nal que se pre­ten­de in­tro­du­cir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *