Peligra el inicio de clases 2019

El día miércoles 27 de febrero al mediodía, el gobierno de María Eugenia Vidal se reunió con los gremios nucleados en el Frente de Unidad Docente bonaerense (FUDB) en la Ciudad de La Plata. Tras proponer una cláusula gatillo y un 5% de recomposición salarial por el año pasado, el nuevo encuentro terminó sin acuerdo y con el inicio del ciclo lectivo 2019 en riesgo para la Provincia de Buenos Aires. Los sindicalistas piden que la recuperación por 2018 sea del 15 porciento, para recuperar el poder adquisitivo perdido.

Con el 5% de compensación, el salario mínimo de un docente que recién ingresa sería de $20.150 para el mes de marzo de 2019.

«Este 5% de recomposición es poco y además se cobrará recién en enero de 2020. Por el momento no hablaremos de paro, les damos la chance de que propongan algo serio» señaló uno de los sindicalistas al hablar sobre el rechazo. Sin embargo, desde UDA y UPCN informaron que lo van a poner a consideración de sus asambleas.

«Nosotros no especulamos. Siempre ponemos todo arriba de la mesa» comentó el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, «La educación no merece una negociación con regateo. Entendemos que esta propuesta es muy razonable y que la provincia de Buenos Aires está haciendo un esfuerzo muy significativo para alcanzarla».

En la primera paritaria se había logrado llegar a un acuerdo luego de que los funcionarios ofrecieran lo que pedían los sindicatos, y en esta segunda se mantuvo la cláusula de ajuste automático contra la inflación marcada por el INDEC, con una actualización mensual en los primeros 3 meses y luego trimestralmente (junio, septiembre y diciembre).

Si bien el acuerdo salarial para este año fue visto con malos ojos, lo que molestó fue la compensación por la pérdida del poder adquisitivo que sufrieron los sueldos el año pasado. Recordemos que los aumentos consolidaron un 32% mientras que la inflación fue del 47%.

Es por ello que Amet, Feb, Sado, Suteba y Udocba piden recuperar ese 15,6% perdido, por lo que el 5 porciento ofrecido les es muy poco.

Cabe señalar que para el gobierno el porcentaje es menor, dado que además de los aumentos se le otorgó a los maestros un bono de 7.000 pesos a fin de año, sumado al presentismo de $6.000 para quienes no se adhirieron a los paros y el material didáctico.

Recordemos que 2018 fue de constante conflicto, por lo que este año el gobierno espera bajar la confrontación.

Si bien aun no se han confirmado paros, a medida que pasan los días y la disconformidad del gremio, se pone en riesgo el inicio de las clases 2019.

Aunque haya un acuerdo de último momento, CTERA convocaría a un paro nacional para el miércoles 6 y jueves 7 de marzo, con una movilización el viernes 8 de marzo por el Día de la Mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *