Proyecto para prohibir Trapitos y Limpiavidrios en Provincia de Buenos Aires

En muchas calles bonaerenses se pueden ver cuidadores de coches que piden a los automovilistas dinero a cambio de permitirles estacionar en la vía pública. Es por esta razón que un grupo de legisladores de Cambiemos ha presentado un Proyecto de Ley para prohibir los trapitos y limpiavidrios en la Provincia de Buenos Aires, medida similar a la cual se implementó en Capital Federal. Según informa el Diario Clarín, esta incoativa, redactada por Guillermo Castello y Matías Ranzini, cuenta con el aval del Gobierno de María Eugenia Vidal.

Los trapitos y limpiavidrios se encuentran en caso todas las medianas y grandes ciudades de la Provincia de Buenos Aires.

De acuerdo a un informe del Municipio de General Pueyrredón, por lo menos 3000 personas desempeñan esa labor callejera en dicho partido.

Con la finalidad de ponerle un punto final a ese trabajo informal y las disputas que genera con los conductores se ha elaborado en Proyecto de Ley. En el Articulo 1° se estipula «prohíbase en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires la actividad de cuicacoches y limpiavidrios sin autorización legal».

En el texto se define «trapito» como «personas que ofrecen voluntariamente y sin guardar relación alguna con la administración pública, servicio de estacionamiento o cuidado de vehículos que se estacionan a cambio de una retribución voluntaria de quien recibe el servicio». En el caso de los “limpiavidrios” se los considera a aquellos que «ofrecen voluntariamente y sin autorización la limpieza de vidrios de cualquier tipo de automotor en la vía pública».

Los impulsores del proyecto consideran dañosa o peligrosa esta actividad para los dueños de vehículos de los dueños que se niegan a efectuar un pago.

El actual Código de Faltas de la Provincia no contempla un castigo para aquellas personas que actúen como cuidadores de autos o limpiadores de parabrisas en la vía pública. Con los cambios propuestos, los infractores podrán ser sancionados multas de 200 a 1000 pesos; o de 2 a 10 días de arresto.

Los impulsores del proyecto de ley aseguran que las infracciones podrán ser detectadas gracias a las denuncias, las cuales podrían ser enviadas por los ciudadanos mediante aplicaciones móviles y la línea 911.

En la Ciudad de Buenos Aires ya se encuentran prohibidos los trapitos y los limpiavidrios con la normativa aprobada en diciembre pasado.

Cabe señalar que si bien algunos piden una retribución voluntaria, muchos de ellos cuentan con un arancel estipulado que exigen a los automovilistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *