Aprueban protocolo nacional para la vuelta a clases

Los Ministros de Educación de las 24 jurisdicciones han aprobado por unanimidad el protocolo nacional para la vuelta a clases propuesto por el organismo nacional dirigido por Nicolás Trotta. El mismo establece las mínimas medidas sanitaras que se tendrán que adoptar en cada institución educativa de nivel obligatorio y terciario para garantizar un retorno seguro de los estudiantes y docentes a las aulas.

El Presidente Alberto Fernández suspendió las clases pocos el 16 de marzo pasado. Desde entonces los alumnos han recibido educación a distancia.

En el marco de la 97ª Asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE), los ministros de educación de todo el país han establecido el protocolo sanitario que se deberá seguir cuando las escuelas, colegios y universidades vuelvan a abrir sus puertas para el dictado de clases presenciales. En base al mismo, cada jurisdicción podrá decidir el plan a aplicar en su territorio.

El protocolo establece que cada institución debe realizar una readecuación previa de sus instalaciones y brindar capacitación a todo su personal. En todo momento, los trabajadores y estudiantes deben tener garantizado el acceso a agua potable, jabón líquido, toallas de papel descartable, alcohol en gel o líquido al 70°.

Las aulas y los espacios comunes tienen que ser adecuadas para lograr el distanciamiento social. La idea es que se aplique un «aula burbuja» en la cual se sienten ocho alumnos en forma de cruz con una distancia física de, al menos, 1,5 metros.

Se propone que las instituciones diseñen un esquema de grupos aúlicos integrado por estudiantes de barrios similares. También se ha propuesto que se trabaje sobre el control y detección de vacunas y enfermedades de los alumnos.

A partir del primer grado del primario, todos deberán utilizar tapabocas caseros que cobran la boca, la nariz y el mentón. No será obligatorio para jardín de infantes.

En lo que respecta al transporte público, cada distrito deberá desarrollar un plan garantizando una mayor frecuencia de colectivos, lo cual evitará la aglomeración de personas en hora pico.

Los docentes y estudiantes que presenten patologías previas o de base podrán seguir con sus tareas de forma virtual.

En caso de que se detecte un caso de coronavirus positivo en la institución se suspenderán las clases por un día para que se lleve adelante una desinfección exhaustiva del establecimiento.

Estarán prohibidos los eventos y las reuniones dentro de los colegios. En el caso de las reuniones de docentes, sólo estarán permitidas si se garantiza el distanciamiento social entre ellos. Además, los trabajadores no deben compartir el mate, la vajilla, los útiles ni otros utensilios personales.

En el protocolo se pide evitar el contacto físico de todo tipo (Bases, abrazos y apretones de manos) y se recalca la necesidad de establecer recomendaciones especiales para las personas con discapacidad y sus acompañantes.

Las instituciones deberán adoptar una combinación de clases presenciales con no presenciales abriendo el camino para el desarrollo de una bimodalidad que de respuesta a los requerimientos de las trayectorias educativas.

Cabe señalar que se mantiene la exención de asistencia al puesto laboral para las personas que integran el grupo de riesgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *