Temporada en la Costa Atlántica

Costa Atlantica Se espera mucho turismo en la Costa Atlántica y la temporada de verano se inició con aumentos de casi 30 %, por ejemplo, los que visiten la Ciudad de Mar del Plata y quieran comer afuera deberán pagar entre un 10 y un 28% más que el año pasado, ahora se vienen los aumentos en los taxis. Sucede que ya el día viernes pasado muchos comercios cerraron sus locales en horas más tempranas que lo habitual y comenzaron a remarcar los precios.

Se noto un aumento descontrolado y oportunista de los precios como ya es costumbre en la Costa Atlántica cada vez que comienza una nueva temporada de verano.

Los locales de Mar del Plata, el viernes por la tarde en cuestión de horas remarcaron los precios. El Diario Clarín, publicó que las cosas se podrán ver peor, ya que el próximo día miércoles, aumentaran las tarifas los taxis.

Solamente resta esperar, que el Concejo Deliberante apruebe las nuevas tarifas, que establecerían que la bajada de bandera pase de valer $4,40 a $5.-

No sólo en la Costa se ven los incrementos, ya que durante el viaje de ida de las vacaciones los turistas sufrieron las subas:

Autovía 2 la comida al paso mostró un marcado incremento:

  1. Una tira de asado, con un chorizo, una ensalada mixta y una porción de fritas, hasta el viernes costaba $48. Ahora sale $58.
  2. Docena de facturas pasó de $17 a $20.

A la ciudad de Mar del Plata, ingresaron más de cien mil automóviles debido al inicio de la temporada de verano y el festejo del Año Nuevo, lo que reportó un importante nivel de ocupación hotelera, se supone que mañana haya una merma para volver a incrementarse el próximo fin de semana. Córdoba, también mostró gran caudal de turismo, algunas localidades con más del 70 % de albergues completos.

Mar del Plata y Córdoba fueron los lugares elegidos por el turismo para disfrutar del fin de semana largo, pero hubo otras ciudades que también recibieron importante afluencia turística como por ejemplo:  Puerto Iguazú, Bariloche, localidades de Mendoza, Entre Ríos y la Patagonia cordillerana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *