Boom Inmobiliario en el Puerto de Olivos

Enrique García, intendente de Vicente López, viene hace un tiempo peleando con los vecinos de lugar por la Autopista que esta construyendo desde la Capital Federal hacia la zona de la costanera. El Puerto de Olivos, la única región portuaria del partido, parece querer resurgir del abandono, suciedad y olvido pero todavía esta muy lejos de que se cumplan las promesas de ser una zona de un “moderno polo turístico, recreativo y deportivo”.

El boom inmobiliario en el Puerto de Olivos llego con unas torres de edificios ya terminadas y otras en construcción, el metro cuadrado se vende a u$s 3.200.- y u$s 3.500.-también avanzaron algunas obras públicas peor más tímidamente.

Todo comenzó a principios del año 2010, cuando desde la provincia fueron demolidas dos viejas areneras que ya estaban en desuso, pero hubo que esperar recién hasta febrero de este año para que se retiren los escombros. Luego, el Municipio aliso el terreno y lo parquerizó. Hace unas semanas fueron colocadas barandas a los bordes de los espejos de agua donde se ven los veleros y barcos. Además mejoraron a iluminación.

Si bien los funcionarios cumplen sus promesas a pasos muy lentos, el boom inmobiliario lo hace a pasos agigantados, ya que en los últimos dos años, fueron levantadas en la zona del Puerto de Olivos, unas cinco torres lujosas de entre 15 y 18 pisos. Varias habitadas pero todos los departamentos ya fueron comprados, a un valor de entre u$s3.200.- y U$s3.500.- el metro cuadrado.

Regatta Olivos, sobre la calle Alberdi al 400, a media cuadra del Puerto, es el más destacado. esta compuesto de unos lujosos 17 pisos construidos con la forma de un velero espejado. Desde la inmobiliaria Daria, resaltan que: “La vista es incomparable. Desde cualquiera de los tres baños que tiene cada departamento se puede ver la costa uruguaya”.

Según informaron en el municipio que: “En la zona portuaria hubo muchos pedidos de habilitación para construir edificios. En los últimos años, se han autorizado seis torres de hasta 18 pisos. Cinco ya están terminadas y la restante comenzará con la obra en poco tiempo”. El Código Urbano permite levantar este tipo de proyectos siempre que la superficie del terreno tenga 2.500 metros cuadrados . Por eso, desde hace un par de años, las empresas inmobiliarias salieron a la “caza” de propiedades vecinales para comprarlas y lograr reunir la superficie necesaria.

María Eugenia Pletierelli una vecina del lugar, recuerda la insistencia de varios desarrolladores por los dos terrenos que tenía sobre el pasaje Camacuá, entre Del Libertador y Solís, a metros del Puerto. “La Municipalidad todavía no había mejorado el pasaje, y las inmobiliarias de la zona me tocaban el timbre para hacerme ofertas que se superaban cada día. En tres oportunidades, junto con mi marido, nos invitaron a comer a un reconocido restorán del Puerto para convencernos de vender . Finalmente lo hicimos. Fue muy buena plata. En pocos meses derrumbaron todo e hicieron un pequeño complejo que da a Solís, con departamentos de tres ambientes que, según me comentaron, fueron vendidos a 300.000 dólares cada uno. Evidentemente ellos hicieron un mejor negocio ”.

Para Raymundo Airello, arquitecto y urbanista de Olivos, no hay grandes secretos. “Durante los 90 se recuperó toda la zona de Puerto Madero. En dólares, en poco más de 10 años, el metro cuadrado terminado pasó de 900 a 4.000 dólares . Ante la falta de terrenos, las inmobiliarias le pusieron el ojo a la zona Norte . Descubrieron que el Puerto de Olivos estaba absolutamente abandonado, con restoranes viejos, poca iluminación y hasta invadido de ratas. La ecuación es perfecta: comprar con esa imagen de suciedad y dejadez, construir lo que permita el Código Urbano y vender cuando la zona esté mejorada gracias a las obras públicas que pagamos todos ”.

También se hablaba de que en la zona se iba a construir un casino  pero Enrique García, intendente la desmintió diciendo que: “Nunca permitiré que el Puerto se convierta en un lugar para los apostadores. El único proyecto que apoyaremos será el de un lugar de acceso publico , con parque náutico y deportivo. Para eso, hace poco construimos e inauguramos un nuevo acceso libre para los vecinos en el pasaje Camacuá”.

Luis Abott, encargado bonaerense del Puerto de Olivos, anunció que las mejoras continuarán. De a poco se irán haciendo trabajos de bacheo y repavimentación en los casi 300 metros de la principal calle portuaria, al borde del río, entre Corrientes y Alberdi.

Adelantando que: “Ahora está cortada por la colocación de las barandas y mejoras en las luminarias. La idea es, cuando terminen estas obras, llegar a un acuerdo con comerciantes y navegantes para hacerla peatonal, como un paseo público. Y como no tiene nombre, hasta podríamos ponerle Malecón, como se suelen llamar a este tipo de calles en otros puertos”.

La gobernación de la provincia de Buenos Aires a comienzo de este año, finalizó con los trabajos para aumentar el calado en el curso de agua del Puerto. De esta manera, se consiguió duplicar el número de amarras de las marinas, instalando postes de madera, llamados palmeras, donde se fondean los veleros, lanchas, y barcos a motor en espacios de once metros de largo por dos de ancho. En un día normal, el nivel del agua puede rondar 1.50 metros, suficiente para que las naves puedan salir a navegar.

Un comentario

  • Hola es sitio me gusta mucho por la calidad del contenido que tiene, ademas es muy completa y la información que nos brindan es muy interesante se los agradezco mucho, saludos amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *