UOMRA nuevas medidas de fuerza

La Unión Obrera Metalúrgica, UOMRA, luego del plenario de secretarios generales ratificó el plan de lucha que anticipó  Antonio Caló, el titular del sindicato central de los metalúrgicos. La medida de fuerza incluye un paro nacional de actividades para el jueves de la semana que viene de 24 horas y asambleas de una hora por turno el miércoles y el viernes, en re­pudio al estancamiento de la paritaria por la negativa empresarial a pactar un ajuste salarial del 22 %.

Cuando finalizaron las deliberaciones de los secretarios en la seccional de Villa Lugano, el titular del gremio informó a los periodistas que el plenario había decidido  «profundizar las medidas de fuerza ante la negativa de los empresarios a otorgarnos un aumento del 22 por ciento».

Caló explicó que:  «el martes se realizará un con­greso de delegados en cada una de las 53 seccionales de la UOM, el miércoles, habrá un paro de una hora por turno y asambleas en las empresas, y el jueves, haremos un paro nacional por 24 horas».

Añadiendo que: «El viernes habrá nueva­ mente paros de una hora por turno y asambleas, y a las 11 sesionará el plenario de se­cretarios generales en esta seccional para profundizar las medidas de fuerza».

Antonio Caló, advirtió que, si no hay respuesta empresarial la semana próxima, entre el 10 y el 14 de este mes el gremio decla­raría un paro por «tiempo in­ determinado» y «toma de fá­bricas», manifestando que esa hipótesis «será analizada por los secretarios generales».

Afirmando que: «A ningún secretario general se le escapa que hay que profundizar las medidas, y si tenemos que quedarnos con los trabajadores en las fábricas hasta que nos den el aumento, lo haremos».

Manifestó que: «El Ministerio de Trabajo debe llamar a los empresa­rios y negociar con ellos, porque los metalúrgicos ya dijimos cuál es el aumento y también fuimos flexibles en nuestras propuestas», agregando que: «Las autorida­des laborales tienen que con­ vencer más a los empresarios que a nosotros».

Según manifestaciones del sindicalista no hubo «ningún contacto» de la UOM con los empresarios, ni siquiera extraoficialmente. Caló consideró «mezquina» la negativa empresaria a satisfacer los reclamos de los casi 250.000 trabajadores metalúrgicos, si bien no le sorprendió la posición de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (ADIMRA), porque recordó que: «cuando tuvo que votar el aumento del salario mínimo, se abstuvo».

Los sindicalistas reclaman un incremento de sueldos del 22% retroactivo al mes de abril y los empresarios en su oferta no superan el 15%.

Mientras que la CGT se solidarizó en un contundente comunicado de prensa con la aspiración salarial de los metalúrgicos y reclamó a las patronales del sector una pronta solución del conflicto.

Crónica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *