Megaplan de empleo lanzado por el Gobierno

La presidenta Cristina Kirchner en cadena nacional anunció  desde la Casa Rosada un plan millonario de creación de empleo para resistir el avance de la crisis y combatir «el núcleo duro de la pobreza». El megaplan de empleo lanzado por el Gobierno para luchar contra la pobreza, es una etapa inicial el programa «destinado a desocupados» contempla la creación de cooperativas en el Conurbano con una inversión de $1.500 millones.

La mandataria en su discurso destacó que: «El trabajo es el mejor antídoto para la pobreza» y que el principal objetivo del programa es luchar contra la exclusión.

Dijo que: «Lanzamos este plan para abordar, como decía el premio nobel Matías Sen (SIC, en relación a Amartya Sen), el problema de la pobreza desde el primer puente estratégico, que es generar y estimular las oportunidades genuinas de empleo».

Alicia Kirchner, ministra de Desarrollo Social, fue la que preparó el proyecto, el cual  contempla la creación masiva de cooperativas sociales en todo el país.

Cristina Kirchner especificó que el programa:  «no está destinado a personas que actualmente estén trabajando sino a desocupados». En este sentido, afirmó que: «la idea es que fin de año demuestren productividad» porque «no tenemos al Estado para regalar cosas».

El programa prevé una inversión inicial de $1.500 millones en conglomerados urbanos del conurbano bonaerense pero se espera una ampliación de los recursos en el mediano plazo para crear 100.000 empleos.

Según explicó la presidenta:  » el plan de ingreso social con trabajo» comenzará a aplicarse en el «conurbano bonaerense», en especial en «barrios, villas y aglomerados urbanos con alta vulnerabilidad social» pero la idea es «abrir luego nuevas etapas en distintas zonas geográficas del país que también tengan esta densidad de vulnerabilidad social».

La primer mandataria manifestó que:  «la pobreza no es un fenómeno individual, sino social, y requiere la organización social en torno a esto» para enfrentar a las personas que padecen la desocupación y la falta de oportunidades.

La jefe de Estado reconoció que en las últimas semanas hubo «una discusión en torno al número de la pobreza, y de la efectividad de las políticas que hemos encarado» a la vez que defendió las estrategias encaradas por el gobierno nacional para mejorar la situación de los más desfavorecidos.

La mandataria enfatizó en que: «Es necesario abordar situaciones desde el desarrollo social en forma directa porque tantos años de exclusión van creando núcleos duros de la pobreza que son difíciles de erradicar y requieren una solución integral».

La primer mandataria también se refirió a las asignaciones que otorga el Ministerio de Desarrollo Social y al debate del Congreso para dar una ayuda universal por hijo.

Asegurando que: «La primera discusión que tenemos que dar es saber de donde salen los recursos para poder hacer frente a un aumento de las asignaciones».

Plateando que en la Argentina «el problema no es la pobreza sino la inequidad social» y que por ello habría que hacer «un padrón con los ricos» del país.

En otro tramo de su discurso, la Presidenta se refirió a las dudas respecto a las mediciones de pobreza y declaró: «Ponerse a discutir conteo de pobres es casi una falta de respeto hacia los sectores mas vulnerables».

Con el Megaplan el Gobierno busca la participación de municipios y gobiernos provinciales, para poner en marcha varios miles de cooperativas, sobre todo dedicadas a la infraestructura básica, donde se incluirían tareas que van desde el pintado de cordones y escuelas hasta la construcción de cloacas y veredas.

El objetivo gubernamental es involucrar a gobernadores e intendentes para satisfacer con cada cooperativa demandas distritales y aspira a que las universidades nacionales participen en la selección de los eventuales trabajadores y en la capacitación cooperativista.

La mandataria apuntó que: «el Gobierno tiene la obligación de otorgar un nivel de trasparencia que no ponga en dudas los objetivos y resultados del plan».

El Estado nacional financiará cada estructura, los materiales para las obras y los salarios. Cada empleado deberá anotarse como monotributista social y cobrará el sueldo mínimo en los bancos mediante una tarjeta personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *