¿Cómo solicitar un reintegro en PAMI?

Los afiliados a PAMI que no han podido recibir servicios médicos que se encuentran incluidos en la cobertura y han tenido que efectuar un pago para acceder a los mismos tienen derecho a solicitar un reintegro a la obra social. La solicitud excepcional tiene que ser efectuada dentro de los 180 días de recibida la atención médica. El trámite se realiza personalmente en la agencia del Instituto más cercana al domicilio.

La solicitud de un reintegro en PAMI puede ser realizada por todo afiliado o tercero que hubiese solventado los gastos de atención médica cubiertos por la obra social que debieron ser abonados.

El trámite debe ser llevado adelante en la agencia o sucursal de PAMI que le corresponde, en dónde se abrirá un expediente. Las autoridades del instituto se encargarán de autorizar o no la solicitud de acuerdo a la documentación y justificación que se presente.

Es obligatorio que se haga dentro de los 180 días de prestado el servicio. En los casos de internación, este plazo comienza a contar a partir de la fecha de alta. Para las jubilaciones o pensiones en trámite, a partir de la fecha de otorgamiento del beneficio previsional.

Documentación requerida para solicitar un reintegro en PAMI

  • Documento Nacional de Identidad (DNI) del afiliado y, si corresponde, su acompañante.
  • Constancia de afiliación / Último recibo de haberes.
  • Factura del gasto. La misma tiene que ser original y estar emitida a nombre del beneficiario.
  • Formulario Solicitud de Reintegro de Gastos, el cual se puede bajar pulsando ACÁ en formato PDF.
  • Documentación clínica respaldatoria a nombre del afiliado.
  • Justificación de la necesidad de atención fuera del sistema de cobertura de la ora social.

Si el trámite es iniciado por un representante es necesario que cuente con la autorización correspondiente.

Solicitar reintegro de un afiliado fallecido

En caso de fallecimiento del afiliado a PAMI, el reintegro puede ser solicitado por cualquiera de los presuntos herederos presentando la siguiente documentación:

  • Certificación emitida por el juzgado en el cual se inicia la sucesión. En caso de que aún no haya sido iniciado el juicio sucesorio se tiene que presentar la partida de defunción del beneficiario, agregando la certificación correspondiente una vez iniciada la actuación judicial. Si el patrimonio del difunto no justifican la apertura de una sucesión, el trámite puede ser llevado adelante por el cónyugue o los hijo o, en caso de falta de ellos, los nietos, padres, hermanos, tíos y sobrinos. El importe no puede ser mayor a 20 veces el haber mínimo vigente.
  • Copia de la partida de defunción.
  • Partidas de acreditación de vínculos invocados.
  • Declaración jurada de herederos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *