Campaña de Distribución de Medicamentos de Venta Libre

Se esta realizando una campaña de concientización sobre el uso racional de los medicamentos, la cual termina mañana y cerrara frente a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. La II Jornada de concientización que incluyó un relevamiento destinado a estudiar cómo reaccionan las personas y las autoridades ante la entrega de un presunto medicamento en la vía pública, levada a cabo por la Confederación Farmacéutica Argentina, COFA,  y el Colegio de Farmacéuticos de la Capital Federal llegará a su fin.

Mañana será el turno de realizar la jornada de concientización en la Ciudad de Buenos Aires por el sector que nuclea a los farmacéuticos, basada en dar un alerta de los riesgos de la venta libre. Mientras tanto, sus defensores, sostienen que el público conoce los productos y que el proceso de venta debe agilizarse.

Mientras tanto, el debate ya se encuentra para ser tratado en la Legislatura. Tanto sea, un dolor de cabeza de esos que la cruzan de lado a lado, la acidez estomacal luego de disfrutar un exquisito plato, un pequeño resfrío, o simplemente hongos en los pies, piojos de los chicos y etc. Estas y algunas más, son pequeñas dolencias a las cuales se las sueles combatir simplemente con un comprimido, crema, spray o loción. Sobre esto no hay ninguna discusión. La campaña que finaliza mañana, esta basada sobre el uso racional de los medicamentos del lugar donde deben comprar los medicamentos de venta libre o sea los que no necesitan recetas, corresponde solamente en farmacias, como lo marca la Ley Nacional, o también en otros comercios con por ejemplo en kioscos, supermercados, estaciones de servicio, etc.

La campaña está basada en la distribución de 43.000 muestras gratis de un supuesto medicamento bautizado Nodolem 400, realizada en siete zonas de la Capital Federal, Retiro, Belgrano, Microcentro, Obelisco, Palermo, Ciudad Universitaria y Costa Salguero. Además en el Puerto de Frutos, en el partido bonaerense de Tigre. Las personas que lo recibían, al abrir el cartoncito, encontraba un simple caramelo bajo una leyenda escrita en letras rojas y mayúsculas que decían:

“¡Peligro! Si esto fuera un medicamento estarías poniéndote en riesgo”  y la recomendación de adquirir medicamentos sólo en farmacias.

El resultado de la campaña demostró que el 95% de las personas no consultó qué era ni qué componentes tenía el producto que le habían dado. Y sólo de los restantes que preguntaron, la mayoría un 80%, eran mayores de 40 años, y que solamente 1 de cada 100 manifestó su indignación por que se distribuya medicamentos gratuitamente en la calle.

Ricardo Aizcorbe, presidente de la COFA, arduo defensor de la postura de que los medicamentos de venta libre se deben obtener sólo en farmacias, analizó que:

  • “La primera alarma que se enciende es que realmente la gente no tiene conciencia de qué peligros corre cuando toma una muestra de estas características. Es seriamente preocupante el desconocimiento y la audacia de la gente por tomar cualquier cosa sin saber los riesgos que está corriendo”.

Hace sólo dos años que entro en vigencia la Ley Nacional Nº 26.567 que establece que:

“únicamente los farmacéuticos o autorizados podrán dispensar medicamentos denominados de venta libre en farmacias habilitadas”.

Antes de dicha norma era muy común encontrar analgésicos en el kiosco o el antiácido efervescente en la estación de servicio.

Actualmente, en la Capital Federal y a pesar de que la Ley se encuentra vigente es muy común encontrar medicamentos de venta libre fuero del ámbito de una farmacia. Tanto es así, que según datos del sector, de los 1.300 millones que mueve el sector, 250 millones se venden en kioscos, supermercados y otros comercios.

Helio Rebot, legislador por el PRO, impulsa despegar un proyecto en la Ciudad por el cual se desvincule a la Capital Federal de la Ley Nacional y por ende se vuelva a permitir   la venta de los medicamentos de venta libre en todos los comercios habilitados, mientras que Rubén Campos, por la Unión Cívica Radical, UCR, propone que adhiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *