Contratos de Alquiler y de Compraventa de Inmuebles en problemas por los Dólares

El  mercado inmobiliario es uno de los sectores que más se vio afectado con esta nueva disposición de la autorización para la compra y venta de divisas extranjeras. Ya que ayer y hoy se paralizaron aquellas operaciones que se encontraban listas para la firma en espera de ver que sucede con la adquisición de dólares. Es grande la incertidumbre de todos por la evolución que tomará el Gobierno y la moneda, tanto en el mercado oficial como en el paralelo.

En este negocio la gran mayoría de las operaciones se concretan en dólares y es por ese motivo que el sector inmobiliario es uno de los más afectados.

Esta nueva normativa de la autorización por parte de la Administración Federal de los ingresos Públicos, AFIP, pone en vilo a los  constructores, compradores,  vendedores, locadores y locatarios.

Si bien es cierto que después del año 2002, los contratos no se pueden realizar en otra moneda que no sea la nacional, también es cierto que en la práctica eso no se cumple.

Lo que se aconseja es que al momento de la firma se haga la cotización y se pague en pesos, pero esto es algo que muchos propietarios no quieren y ahí se plantea un problema.

Aquellos contratos de alquiler que están realizados en dólares, legalmente no tendrían validez, pero  que existen existen.

Tal como esta planteada la situación, hay quienes estiman que las nuevas exigencias para la compra de dólares podrían derivar en una corrección de los precios a la baja, mientras que otros, por el momento, prefieren esperar a que pase el “temblor” antes de arriesgar pronósticos.

El mayor inconveniente planteado tanto en los constructores, compradores y vendedores es de que ante el desconocimiento de un valor futuro de la divisa, prefieren quedarse en sus posiciones, por temor a que un error de cálculo los lleve a cerrar un mal negocio.

Aquel que vende una propiedad en dólares exige que se le pague en dólares y no en pesos, y el que tiene dólares ante tanta incertidumbre prefiere no deshacerse de ellos, hasta no saber ciertamente los movimientos de los billetes verdes.

El que vende si recibe dólares tampoco sabe ciertamente donde va a poner los dólares, por lo tanto todos prefieren esperar antes de concretar cualquier operación, por lo tanto la mayoría de las operaciones quedaron en suspenso.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *