Por conflictos de Gremios, cierra la la fábrica de Chuker, Sucaryl y Equelsweet en Zarate

La Empresa Merisant con la planta en la localidad de Zarate provincia de Buenos Aires, que fabrica los edulcorantes marca Chuker, Sucaryl y Equalsweet, según publicación del diario El Cronista, plantea que debe cerrar sus puertas debido a que sus empleados están encuadrados dentro del Sindicato de los Químicos y su competencia lo están dentro del gremio de la Alimentación, que poseen sueldos tres veces inferiores. Razón por la cual, les es imposible competir con los precios.

Se trata de una compañía de capitales estadounidenses que de acuerdo al matutino no puede mantener los costos laborales y optó por cerrar la planta de Zárate, donde trabajan 80 personas.

Sucede que este encuadre de sus empleados dentro del sindicato de químicos le hace inviable el negocio.

Los trabajadores actualmente se encuentran categorizados y afiliados al sindicato de químicos y petroquímicos y la empresa pretendía que se encuadraran dentro del sindicato de la alimentación.

El cambio le significaría a la firma obtener un importante ahorro en la incidencia del costo laboral en la producción de Merisant ya que los trabajadores químicos ganan tres veces más que los alimenticios.

La compañía en el mes de octubre pasado y luego de no arribar a ningún acuerdo con el gremio de los químicos, Merisant presentó ante las autoridades del Ministerio de Trabajo un procedimiento preventivo de la crisis y después inició el proceso de cierre de su establecimiento fabril y el despido de todo el personal.

De acuerdo a lo que comentó el matutino, Miguel Bietti, director de Recursos Humanos de Merisant, dijo que el mal encuadramiento de su personal tornó inviable la ecuación productiva.

Explicando que:

  • “Estamos pagando sueldos tres veces mayores a los que paga la competencia y tenemos precios casi similares. Y la incidencia del costo laboral teniendo salarios del gremio de los químicos es cinco veces mayor a si fueran de la alimentación”.
  • Este es un conflicto que viene desde el año 2006, y que si bien la fábrica de Zárate deja de funcionar, “Merisant sigue apostando a invertir en el país y nuestras marcas serán producidas por empresas locales con las cuales ya veníamos trabajando”.

El directivo aclaró que en cuanto al personal, 33 trabajadores ya acordaron sus despidos y otros 21 se encuentran en conciliación obligatoria.

Asegurando que la firma Merisant continuará con una dotación menor de 25 empleados administrativos, comerciales y dedicados a analizar si las empresas que se harán cargo de la producción de sus edulcorantes cumplen con los requisitos y normas de calidad establecidos por la compañía.

Mientras que algunos voces desde el Sindicato de los Químicos manifestaron que el gremio se encuentra en estado de alerta y movilización, que no tienen diálogo con la compañía y que esperan que el conflicto sea resuelto por el Ministerio de Trabajo para que se traslade la resolución del conflicto al ámbito de la provincia.

Advirtiendo que:

“En momentos en que el Gobierno reclama inversiones a las empresas extranjeras, Merisant decide irse y dejar al personal sin trabajo”.

“nos mantenemos en estado de alerta y movilización porque aceptamos las excusas de la empresa de que se van por baja rentabilidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *