El Gobierno pretende evitar el paro de la UOMRA

Carlos Tomada será el negociador de las paritarias de los metalúrgicos.  Luego del fracaso en la reunión que mantuvieron esta semana, luego de largas horas de discusiones donde ambas partes se mantenían  en sus posiciones, el propio Ministro de Trabajo, decidió ser el mediador anunciando que el día lunes preparará una propuesta oficial con el fin de acercar posiciones, basándose en las diferentes situaciones del rubro.

El gremio metalúrgico ya lleva varios meses de negociaciones salariales con las cámaras empresariales sin llegar a ningún arreglo. Juan Lascurain, titular de ADIMRA, ofreció un pago fijo de $ 200.- por mes,  Juan Belén y Naldo Brunelli, los secretarios adjunto, y administrativo, de la UOM, se mantuvieron en el reclamo de un aumento salarial del 22%. Es por eso el gremio de Antonio Caló ratificó el paro nacional y movilización para el 23 de julio.

Ante este panorama, el ministro de la cartera laboral les anunció a las partes que para el lunes preparará una propuesta oficial para acercar posiciones, y que se basaría en tener el cuenta las diferentes situaciones de los rubros metalúrgicos. A las empresas que tuvieron un buen año 2009, se les pediría incrementos salariales mayores que a las que tienen dificultades serias de continuidad y están siendo asistidas por los planes financieros y previsionales del Gobierno.

Por otro lado prepara la elaboración de una propuesta particular para Techint, Acindar y Aluar, que plantearon una rebaja salarial del 15% y no trabajar un día a la semana (amparados por la caída de más del 45% en la actividad en el primer semestre); mientras que la UOM reclama irreductiblemente el aumento del 22% para estos casos, con los datos de la facturación de 2008 sobre la mesa.

Luego de la propuesta que les presentara Carlos  Tomada, se fijará  una nueva fecha para una nueva reunión entre las partes.

Según comentaron fuentes del sindicato Antonio Caló no participó de las negociaciones porque a la hora del encuentro se encontraba reunido con los delegados de la empresa santafesina Mahele, en proceso de estatización.

La semana próxima, si el conflicto, de no cierra, tendría dos consecuencias directas.  Una es que está convocado  el primer paro con movilización de importancia en lo que va de 2009, al amenazar la UOM con un cese de actividades en todas las plantas del país. Si esto ocurriese, no trabajarían las empresas de fabricación de artículos electrónicos, electrodomésticos, autopartes, fábricas de perfiles, metalúrgicas en general, paneles de metal, acerías, maquinaria agrícola, envases metálicos y Peugeot, entre otros. También pararían las actividades de Techint (Siderar y Siderca), Acindar y Aluar.

Ámbito Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *