Facturas truchas, investigan una millonaria estafa

Según una publicación del diario La Capital de Rosario, provincia de Santa Fe, la Administración Federal de Ingresos Públicos, AFIP, puso en la mira una compleja organización delictiva que se dedica a crear y vender logística a gran escala para poder evadir el pago del Impuesto a las Ganancias y del Impuesto al Valor Agregado,  IVA. El organismo investiga una millonaria estafa a través de una red de facturas truchas.

Un juez federal de Rosario tiene bajo la lupa a una organización delictiva que en cinco años vendió facturas truchas por $72 millones y con esa maniobra facilitó a distintas empresas la evasión de impuestos por más de $33 millones.

La investigación comenzó en el mes de noviembre de 2008 por una denuncia de la Administración Federal de Ingresos Públicos, AFIP. La maniobra consiste en crear firmas comerciales con las que se generan facturas ficticias que la organización vende luego a las empresas para que puedan evadir cifras millonarias.

Según publico el diario durante el año 2006, esta organización habría generado operaciones falsas por unos $27 millones. Esas facturas permitieron a sus clientes evadir más de $7 millones en Ganancias y casi $5 millones en IVA.

El Juez de la causa, hace dos meses realizó varios allanamientos, durante los cuales secuestró documentación impositiva, comercial y contable sobre las actividades de las personas y las empresas involucradas, y también archivos informáticos que ya están en poder de la AFIP.

Entre los «clientes” de esta organización figuran una empresa contratista de obra pública que ganó varias licitaciones realizadas por la Municipalidad de Rosario, una obra social nacional para personal jerárquico y una compañía local de montajes industriales.

De acuerdo a la denuncia de la AFIP, el ideólogo y líder de la organización es un sujeto con varios domicilios en Rosario que ya tiene una causa abierta por evasión. Los otros integrantes son altamente calificados y tienen un conocimiento profundo del sistema tributario. Entre ellos hay varios contadores, escribanos y abogados, todos de Rosario.

La AFIP, también duda sobre el papel desempeñado por varias imprentas a las que la organización le encargó la confección de facturas, y además de  una compañía líder de correo privado y un banco de capitales extranjeros. El organismo recaudador le pidió al juez que investigue si son cómplices o si encubrieron las maniobras delictivas que facilitaron la evasión.

Infobae Profesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *