Impuestazo tecnológico alcanzaría a las notebooks

Las notebooks que habían sido excluidas durante el debate en la Cámara de diputados serían alcanzadas por el “impuestazo” tecnológico. Ayer, el Senado devolvió el proyecto a la Comisión de Presupuesto y Hacienda, donde aprobarían el proyecto original que incluía a las computadoras portátiles (notebooks y netbooks). El proyecto de ley, que grava los productos electrónicos fabricados fuera de Tierra del Fuego, retornó a la Cámara alta, aprobado de pleno por el cuerpo legislativo.

La propuesta, que duplica el IVA del 10.5 al 21% en los celulares, portátiles, monitores y cámaras digitales, entre otros equipos, se encuentra nuevamente en el Senado, lugar donde la semana pasada se desató un escándalo al descubrirse que los cambios impulsados por el diputado kirchnerista Gustavo Marconato favorecían a una empresa fabricante de equipos de acondicionamiento de aire.

La polémica desatada la semana pasada por una cláusula que puso el diputado Marconato será debatida su eliminación por la comisión.

La intención del oficialismo, según revelaron voceros legislativos es que el proyecto original que partió desde el poder Ejecutivo, el cual incluía las notebooks y las netbooks sea aprobado. De cumplirse estas metas, la reforma impositiva volverá a la Cámara de Diputados.

Miguel Ángel Pichetto, titular del bloque de senadores oficialistas reconoció que fue la propia presidenta Cristina Kirchner quien le expresó que “había que rechazar esa modificación” sobre los equipos de aire acondicionado.

Pichetto pidió que el tema sea analizado en la comisión y reclamó una nueva convocatoria a funcionarios de la Secretaría de Industria y del Ministerio de la Producción para que expliquen la iniciativa.

Marconato había logrado cambiar el texto de 6.000 frigorías a 6 toneladas en los equipos de acondicionamiento de aire. El diputado alegó que el pedido provenía del Ministerio de la Producción, pero la cartera de Débora Giorgi aseguró no lo había solicitado.

Camoca, la cámara que agrupa a fabricantes nacionales de informática, advirtió que si las notebooks vuelven a estar alcanzadas por la reforma impositiva, será el “certificado de defunción” de una industria que “en la actualidad tiene presencia efectiva en 21 provincias del país y genera 6.800 puestos de trabajo directo”.

La entidad señaló que: “el proyecto en su redacción original genera una suba de impuestos que definitivamente se va a trasladar a precio, perjudicando a los usuarios de menores ingresos. Como ya se está demostrando en la actualidad, la producción de Tierra del Fuego no sólo no va a poder abastecer el mercado local sino que el precio de los productos va a ser fijado por los propios empresarios”.

Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *