Pantalla de Coca Cola frente al Obelisco

Debido a que el juzgado en lo Contencioso Administrativo Número 2 de la Capital Federal, que se encuentra a cargo de Roberto Gallardo, ordenó que debía bajarse la publicidad de la pantalla gigante de Coca-Cola ubicada en el micro centro porteño frente al Obelisco, la Cámara Argentina de Anunciantes, CAA, que reúne a las principales compañía que invierten en publicidad,  emitió un comunicado respaldando a la empresa y defendiendo el cartel de propaganda.

Los anunciantes salieron en defensa de la pantalla iluminada de Coca-Cola frente al Obelisco en el centro de la Ciudad de Buenos Aires, emitiendo un comunicado luego de la orden de “desmantelamiento” del soporte digital.

Desde la Cámara de Anunciantes dijeron que:

“La empresa de gran trayectoria en el país confió una vez más en la Argentina, aportando innovación e inversión. Abrió un espacio único de comunicación frente al Obelisco: una pantalla de última tecnología similar a la de las grandes capitales del mundo, no sólo capaz de transmitir mensajes publicitarios sino, además, contenidos de interés general. Solicitó todas las autorizaciones correspondientes y recibió los avales necesarios en cumplimiento estricto de la legislación”.

La pantalla Led utilizada es la más grande de Latinoamérica. Pesa  18 toneladas, tiene 21 metros de alto, 567 metros cuadrados y una definición de 1.080 x 840 pixeles que permite la reproducción de video en High Definition.

El Juez cuestiona la seguridad de la pantalla y ordena su inmediato “desmantelamiento”, y mientras tanto la CAA se pregunta:

  • “¿Estas nuevas tecnologías son seguras en Tokio y Nueva York pero no en Buenos Aires?”

Pero, por otro lado, expresaron que: “confiamos profundamente en el valor de la comunicación y vemos con preocupación este símbolo de retroceso, un precedente que frustra el avance y la innovación”.

Además, el Gobierno de la Ciudad ya anteriormente aseguro que la pantalla estaba en regla. Diego Santilli, Ministro de Ambiente y Espacio Público había resaltado que:

“la puesta en valor del Obelisco, es un antes y un después, además es la evidencia de una actitud que potencia lo público y lo privado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *