Los nuevos impuestos a los sellos porteños en la Legislatura

Néstor Grindetti, ministro de Hacienda porteño justificó los nuevos impuestos para el  proyecto de ley de Presupuesto, donde se incluye un gravamen a los gastos con tarjeta, busca “alcanzar un plano de equidad” con las provincias. Y advirtió que la Ciudad “no puede ser un paraíso fiscal”. Desde la oposición, Aníbal Ibarra, reiteró que la medida es parte de una “política recesiva”.
Néstor Grindetti,  durante una reunión que contó con la participación de casi 50 legisladores, dijo  “El objetivo de nuestra reforma tributaria es elevar a la Ciudad a un plano de equidad respecto al resto de la Argentina. Tenemos que tener las mismas condiciones que los otros distritos. Y aun así, hay que reconocer que nuestra tasa es muy inferior a la que se cobra en el resto del país, que supera el 1%”.

Asegurando que la Ciudad “es el único distrito que había suspendido” el gravamen. Y advirtió que la Ciudad “no puede ser un paraíso fiscal”, al tiempo que reclamó un “funcionamiento fiscal armónico” entre todas las jurisdicciones del país.

En horas mas tempranas, el funcionario había apuntado sus cañones contra el Gobierno nacional. “Tener un impuesto al consumo del 21% y ser ineficientes en la recaudación del impuestos a las ganancias, tener el impuesto al cheque, jugar con las retenciones… Este sistema hay que cambiarlo todo”.

“Si se devuelve a las provincias por lo menos el aporte de la ANSeS, que es superavitario, etcétera, todas las provincias deberían bajar los impuestos locales; si todo eso cambia, yo le puedo asegurar que los impuestos en la Ciudad cambian”, añadió el ministro, en contacto con Radio América.

La iniciativa presentada por el macrismo amplía la aplicación del Impuesto al Sello gravando:

  • Compra venta de autos usados 2%

  • Pólizas de los Seguros de Automotores, visa, retiro, robo o incendio 0.8%

  • Resúmenes de gastos con tarjetas de Crédito 0.6%

 De  vereda de enfrente, el legislador de la oposición Aníbal Ibarra consideró que la iniciativa “encarecerá todo lo que uno consume”. Y reiteró que forma parte de una “política recesiva”, que afecta “a la clase baja y media porteña, pero no toca a los sectores que tienen recaudaciones fabulosas”.

18/11/2008 Clarín
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *