Plan Argentina sin Hambre: nueva tarjeta alimentaria y para pagar servicios

El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, afirmó que de llegar a la presidencia en 2019, tratará la alimentación saludable y los servicios públicos como derechos humanos, entregando una tarjeta especial para pagarlos. El plan Argentina sin Hambre, del licenciado Daniel Arroyo, que estaría al frente del Ministerio de Desarrollo Social, apunta a terminar con el hambre de manera urgente.

La idea es que el Estado garantice un piso mínimo de vida digna para los argentinos, y desarrollar un sistema de producción y distribución más allá de las crisis económicas.

En medio de la campaña por la presidencia de 2019, el candidato Alberto Fernández del Frente para Todos, se

Con el Plan Argentina sin Hambre se espera garantizar al menos 200 productos de 11 rubros distintos a precios fijos que estén al alcance de las personas de más bajos recursos. Aún no se ha determinado el universo exacto de quienes serían los beneficiarios.

Las universidades, sindicatos y organizaciones sociales, sumados a algunas personas públicas como Facundo Manes, Juan Carr y Marcelo Tinelli serían los encargados de seguir el cumplimiento de este plan.

La tarjeta Argentina sin Hambre actuaría de manera similar que la SUBE, con la que se podrán comprar alimentos con dinero cargado por el Estado.

Por otro lado, Alberto Fernández también está estudiando el tema energético. Considera que el petróleo puede exportarse cuanto se quiera y al mejor precio, pero el gas se precisa en el país a buen precio para el desarrollo industrial.

Más allá de distintas inversiones que prometen venir de China para la ejecución de Atucha 3, el candidato resaltó que hasta 2015 el pago de los servicios no excedía en promedio el 6% de los ingresos de los hogares, mientras que en la actualidad, el 25%.

Es por ello que la tarjeta de Argentina sin Hambre servirá también para pagar o completar el pago de las facturas de los servicios a las familias que lo necesiten.

Según el equipo de Alberto Fernández, este proyecto costará al rededor de 500 millones de dólares al año, pero como solo será para sacar a la población de la emergencia, esperan que no haga falta por mucho tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *