WikiLeaks: Cerraron la cuenta donde recibía Información

Como ya dijimos WikiLeaks es un sitio de Internet que se mantiene con información de sus usuarios, ahora PayPal, compañía estadounidense de pagos en línea, anunció el cierre de la cuenta a través de la cual recibía donaciones, que le permitían que se mantenga funcionando la organización. El portal recibe otro duro golpe, mientras que intenta que se mantenga el público, después de que otra  compañía EE UU le dejo de enviar tráfico hacia su   página.

Ahora fue el turno, de PayPal, compañía de pagos en línea, le canceló la cuenta a WikiLeaks, por la cual, mantenía el funcionamiento.

De acuerdo a lo informado por medio de un blog, PayPal, anunció que se tomó la medida por la violación de sus políticas,

“las cuales declaran que nuestro servicio de pago no puede usarse para actividades que fomenten, promuevan, faciliten o instruyan a otros a involucrarse en actividades ilegales”.

El breve aviso tenía fecha del viernes y una portavoz de PayPal en Alemania se negó a dar mayores explicaciones.

A partir del día sábado, las donaciones de dinero a WikiLeaks por PayPal ya no eran posibles de realizar.

WikiLeaks recolectaba las mayores donaciones de varios medios, pero PayPal, probablemente significaba una de los maneras más seguras y convenientes de apoyar a la organización.

Existen otras opciones que están en un listado que muestra el sitio, como por ejemplo, por correo a una oficina postal en Australia, por transferencia bancaria a cuentas en Suiza, Alemania o Islandia, y mediante un “socio de procesamiento de tarjeta de crédito” en Suiza.

Mientras que el fundador de WikiLeaks el día viernes, se vio obligado a recorrer direcciones de Internet, los Gobiernos y los piratas cibernéticos trataban de impedir que tuviera contacto directo con el público.

El día anterior, jueves, EveryDNS, una compañía de Nueva Hampshire, le dejó de dirigir el tráfico hacia wikiLeaks.org  con el argumento de que los ciberataques contra el sitio amenazaban al resto de su red.

Se comenta que WikiLeaks ya encontró otros refugios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *