¿Como serán los aumentos salariales para el 2009?

Pasadas las elecciones legislativas 2009 ya no hay mas excusas para prorrogar los aumentos salariales. Las empresas se encuentran ahora con una carrera contra reloj, los sindicatos tienen que recuperar el tiempo perdido. Pero gran parte de las Empresas no atraviesan el mejor momento financiero y los trabajadores están descontentos debido a que la inflación ya llegó a sus bolsillos. Se despiertan los aumentos salariales, los expertos en la materia anticipan en qué meses se otorgarán.

Los empleadores están sobre las cuerdas, deberán soportar aparte de la caída en ventas que se ha venido registrando desde hace un tiempo a esta parte los embates de la nueva avanzada sindical, que pretenderá mejorar lo ya acordado y además  se verán obligados a contentar al personal fuera de convenio (analistas, supervisores, jefes, gerentes, directores y CEO) que aún no fueron alcanzados por los acuerdos previos convenidos en paritarias.

Aquellos trabajadores  que no están enmarcados en los convenios colectivos de trabajo, a nivel salarial se dan tres escenarios:

  • El de las multinacionales que congelaron los ajustes para todo el año por orden directa de sus casas matrices.
  • El de las grandes, medianas y pequeñas que decidieron otorgar las mejoras salariales en dos veces.
  • Las del grupo de las compañías, que involucra a grandes y pequeñas, que directamente optó por “patear” los aumentos para este segundo semestre.

Especialistas en materia laboral opinaron, para conocer cuáles son las proyecciones de suba que planean las organizaciones y en qué meses tienen previsto dar los ajustes postergados.

Todos coincidieron en que, las compañías tienen previsto otorgar estas mejoras entre septiembre y octubre, para así descomprimir la situación de aquellos empleados que han recibido, al menos un pequeño incremento, durante el primer semestre. Aquellos que no recibieron ningún ajuste lo recibirán entre los meses de julio y agosto.

Los gerentes y directores administrativos ya vienen haciendo cuentas del impacto que esto generará en las finanzas y se preparan para ello. Saben que es un paso obligado y que no podrán estirarlo mucho más allá de esas fechas.

Luis Arispon, director regional de Servicios de Información Salarial de Hay Group dijo que: “No encontramos en el mercado ninguna objeción en las empresas para implementar los ajustes que están previstos para el segundo semestre”.

Marcela Angeli,  directora del área de Human Capital y Data Services de Watson Wyatt, destacó que “la decisión del 30% de las compañías de postergar subas para los primeros meses del segundo semestre no estuvo tan ligada al resultado de las elecciones, sino a cómo iba a evolucionar el negocio y los salarios en el mercado, como así también a los cierres de los convenios con los sindicatos.”

Añadiendo que la pérdida en el poder adquisitivo que sufren los empleados no puede desconocerse y eso lleva a las empresas a aplicar mejoras, más allá de que la caja este año se encuentre más debilitada. dijo que “Entre julio y agosto un porcentaje de las empresas mejorará las remuneraciones, mientras que el resto esperará hasta octubre”.

Martín López, consultor de Mercer, destacó que entre el 30 y 40% de las organizaciones que no dieron los aumentos en abril, y optaron por dilatarlos, los van a terminar otorgando este mes.

El consultor opina que los motivos por el cual las empresas no pueden dejar pasar más tiempo es que, en la mayoría de los casos, son empleados que no han recibido ningún beneficio desde el año pasado, en un contexto inflacionario que, según mediciones privadas, supera el 15% anual.

Cristián Marzik, director de la División Human Capital de Ernst & Young opina que “Los incrementos van a impactar con fuerza entre septiembre y octubre”. Y aunque el especialista ve como posible que algunas empresas, que debieron atrasarlos, opten por darlos en breve, vislumbra que el grueso lo hará más adelante.

Explicando que “No veo movimientos en julio porque como en esta fecha se paga el aguinaldo el empleado siente que tiene más efectivo en su poder y los reclamos por aumentos salariales suelen decaer significativamente. Las empresas esperan hasta septiembre y octubre porque ya en diciembre viene otra vez el mismo efecto, al que se suma el adicional por vacaciones. Es un juego un poco estratégico que hacen los empleadores”.

Ernst & Young, dice que los aumentos llegarán, aunque “las compañías no accederán a otorgar incrementos tan importantes como fueron los del año pasado”. Los motivos no son otros que la inflación y el de evitar perder la mano de obra calificada.

¿Cuales serán los porcentajes de aumentos?

La consultora Hucap, realizo un reciente relevamiento entre 86 empresas de primera línea referentes de los distintos sectores del mercado, el 50% de las compañías consultadas respondieron que sí ante la pregunta acerca de si darán mejoras salariales en este segundo semestre. Pero a diferencia de otros años, la investigación resalta que serán “principalmente selectivos”.

Dentro de ese grupo, que ya tiene previsto mejorar el bolsillo de sus empleados, el rango promedio de incremento, para la segunda mitad del año, va del 4,5 al 11 %. En tanto, la pauta anual oscila entre el 12 y el 20 %.

El informe de Hucap revela que “Del 50% restante, un 22% no otorgó ni otorgará aumentos mientras que el 28%, no lo tiene definido aún, producto principalmente de la evolución de las variables económicas, de la actividad y el negocio en sí mismo”.

Miguel Terlizzi, director general de la consultora responsable del relevamiento, detalló que “las principales razones que impulsaron los incrementos fueron, en primer lugar, los convenios colectivos de trabajo, en segundo la inflación y por último la retención selectiva de los perfiles clave.”

Respecto a este último punto, las empresas se muestran reacias a perder en manos de la competencia aquellos profesionales que consideran estratégicos: “Esta tendencia ya se venía dando y va a seguir, a pesar de que los presupuestos sean otros”.

En tanto, el director de Información Salarial de Hay Group manifestó que por la crisis las firmas son reacias a establecer un número final aunque, según estimaciones, la pauta 2009 para el personal fuera de convenio estaría en el orden del 15%.

En Watson Wyatt manejan porcentajes similares. Angeli enfatizó en que “Si bien a principios de año se hablaba de entre 15 y 18%, los presupuestos se revisaron a la baja y los rangos van a estar entre 12 y 15%”.

Ernst & Young sostuvieron: “Según nuestros sondeos, el aumento anual estará en el orden de 14,3% promedio. En esta parte del año las empresas van a hacer movimientos salariales de entre el 5 y el 7%, dependiendo de lo que hayan dado en el primer semestre.”

En el caso de las organizaciones que aún no aumentaron a sus empleados fuera de convenio, Marzik advirtió que la mejora tendrá un piso del 10 %.

Sectores sin tanto inconvenientes para dar el aumento salarial según los especialistas consultados son:

  • Empresas químicas
  • Laboratorios
  • Consumo masivo
  • Alimenticias

También los expertos coinciden en que los conflictos laborales se ven en ascenso en este último semestre del año. El adelantamiento de las elecciones paralizó las negociaciones salariales y mucho sindicatos recurrieron a las sumas fijas No remunerativas para calmar las aguas.

Pero los gremios ahora  saldrán a recomponer la situación eso ya lo vimos con el sindicato liderado por Pablo Moyano en las negociaciones de las paritarias de los camioneros cuando salió y afirmó que:  «Estamos convencidos de que los empresarios nos pueden dar el aumento del 25% y, por las buenas o por las malas vamos a llegar a un acuerdo».

Todo parece indicar que durante este semestre los gremios volverán a la carga y reclamarán incrementos de haberes. Fernando Cortés, socio del estudio De Diego & Asociados advirtió que «Lo que ocurre es que las empresas no tiene margen para afrontar la suba de salarios. Las cartas están echadas, hay que ver cómo reaccionan las compañías y ante la negativa de éstas ver qué actitud toman los sindicatos. Sin dudas la conflictividad subirá»

Ernesto Kritz, director de SEL Consultores dijo que “La principal consecuencia de esto es que los reclamos podrán dispararse y los aumentos superiores al 20% pondrían en juego la estabilidad laboral”. Añadiendo que: “Estudios realizados en forma previa a los comicios, daban cuenta que si los salarios trepan por sobre ese margen, habrá problemas con el empleo”.

Juan Carlos Rodríguez, partner de la consultora Total Rewards vaticinó que “Luego de las elecciones legislativas, no me quedan dudas que aumentará la conflictividad laboral y gremial. Por un lado, estimo que los sindicatos saldrán a pedir aumentos salariales, ya que perderán impulso a partir de enero de 2010. Por otro, las empresas tratarán de negociar acuerdos para el año que viene para mejorar así su situación de corto plazo”.

El personal fuera de convenio espera las negociaciones de los sindicatos, ya que sabe que de la mejora que logren estos trabajadores, tarde o temprano la recibirán ellos.

Las fuentes coinciden en que las sumas fijas, en casi todos los casos No Remunerativas, que acordaron entre los gremialistas,  empleadores y el Poder Ejecutivo durante el primer semestre tuvieron que ver con una “decisión política”, producto del escenario preelectoral. Y que ahora deberán acordarse ajustes de porcentajes en el salario básico.

El partner de Total Rewards en forma de reflexión opinó que :“La modalidad de ajustes por sumas fijas atenta contra las buenas prácticas de las compensaciones, como aquella de recompensar los buenos desempeños. Suben la vara homogéneamente entre el empleado que trabaja, se esfuerza y da valor agregado y aquel que no hace nada de esto”.

También opina que, sin embargo, no todo es negativo. “Las crisis ofrecen la oportunidad para reclutar mejores talentos, ya que se pueden encontrar personas con un elevado potencial, experiencia, y competencias bien desarrolladas».

Esto es por que las compañías que dispongan de presupuestos, tendrá la posibilidad para desarrollar una estrategia de mediano y largo plazo, captar a aquellos candidatos mejor posicionados y con mayor experiencia, incluso en estos momentos de crisis, apuestan al crecimiento.

Infobae Profesional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *