Deudores de Patentes escrachados

La Administración General de Ingresos Públicos, AGIP, de la Capital Federal a los deudores de patentes los escrachan. Los inspectores circulan por la Ciudad con una computadora, dejándole un cartel en el parabrisas avisándoles de que deben ponerse al día, sin importar el monto de la deuda y aunque solamente el atraso se deba a un sólo bimestre. Como así, también como un premio a los contribuyentes que pagan, se les deja un papel con un agradecimiento.

Después de ese cartel se entiende que se encuentra notificado, si en quince (15) no realizan el pago recibirán una segunda notificación , antes de ser mandados a juicio.

Según informes publicados, fueron controlaron 5.000 vehículos, de los cuales 2.600 estaban radicados en Capital. De los cuales, 1.200 tenían deudas.

El organismo calcula que las notificaciones realizadas equivalen a una deuda de cerca de un millón de pesos, aunque el monto estaría concentrado en pocos vehículos: el 20% de los autos tenía el 80% de la deuda. Es que para entrar en mora alcanza con no haber pagado el último vencimiento del bimestre en curso.

Hace tres semanas comenzaron los operativos en la zona de Puerto Madero, aunque los mismos serán realizados en toda la Ciudad. Se cuenta con  20 inspectores, divididos en dos grupos, se instalan con sillas y sombrillas con los logos de la AGIP y computadoras portátiles. Los inspectores toman las patentes de los autos estacionados y se fijan en la base de datos si están al día o no. Luego les colocan el cartel que corresponda.

Luego de pasado los quince (15) días de haber dejado la notificación, si el contribuyente no paga, la AGIP le envía una carta a su domicilio. Si tampoco así cancela su deuda, mandan el expediente a juicio. El titular de la AGIP, Carlos Walter, consideró que: «Seguimos trabajando para educar y crear conciencia sobre la importancia del cumplimiento tributario. Promovemos la información sobre el estado de los contribuyentes y facilitamos el pago a los que adeudan para que cumplan».

Télam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *