Ley de Medios K, sin acuerdo en el Senado por la “fe de erratas”

Samuel Cabanchick, senador porteño, al término de la reunión de Labor Parlamentaria, indicó que entre los jefes de bloque no hubo acuerdo en el Senado por la “fe de erratas” de la Ley de Medios K. Por lo que, debido a la falta de consenso, si corresponde o no anular el documento y los pasos a seguir con dicha modificación en la ley sin autorización del presidente del Senado,  se volverán a reunir para debatir en el recinto mañana.

Los jefes de los 22 bloques de la Cámara de Senadores, hoy participaron en la acostumbrada Labor Parlamentaria tratando de definir si las correcciones realizadas a la Ley de Medios y la manera de hacerla fueron válidas, pero no llegaron a ningún acuerdo.

Hace diez días fue sancionada la Ley, pero ahora el Senado podría declarar nula la “fe de errata” realizada de manera sospechosa. Por lo que el oficialismo se enfrentaría con un serio problema, ya que quedaría bajo sospecha la validez de la Ley.

Declarándose la nulidad de la “fe de erratas” se abrirá una lucha legal, lo que puede traer aparejado una demora en los plazos en los que le Gobierno quiere poner en marcha los mecanismos.

Carlos Rossi, senador del Partido Nuevo de la provincia de Córdoba, Samuel Cabanchik, senador del Proyecto Buenos Aires Federal por la Capital federal y los senadores radicales sostienen la postura de la nulidad de la Ley. Mientras tanto, el oficialismo no acepta esa posibilidad  defiende que la “fe de erratas” además, de ser algo habitual es perfectamente legal.

Recordamos lo que anticipado en nuestra página, el texto de la Ley de Radiodifusión fue aprobado por la Cámara de Senadores con severos errores en la remisión en dos artículos los números 95 y 124, que luego mediante la “fe de erratas” emitida por la Cámara de Diputados se intentaron subsanar, este es el punto de la discusión.

La oposición advierte que al permitirle a Eduardo Fellner, reenumerar los artículos y corregir los errores de ortografía exceden las facultades de la Cámara baja. También cuestionan el trámite que siguió la “fe de erratas”.

Lo que sucede que en el apuro del oficialismo se debió hacer de esta manera, de lo contrario el documento que llegó 22 días después de que el proyecto fuera aprobado por la Cámara de Diputados y se debería esperar como mínimo cinco días más para que la Secretaría Parlamentaria lo pasara en limpio. Por lo que en el momento que ingresó, en pleno debate el día 9 de octubre de 2009, Juan Estrada, secretario parlamentario, no lo comunicó al cuerpo, como era lo que correspondía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *