Matrimonio Gay no será tan Fácil Adoptar Niños

Luego de la aprobación en el Congreso de la Nación del matrimonio gay o sea para personas del mismo sexo, luego de una muy fuerte discusión parlamentaria. El resultado de la votación dio 33 votos a favor, 27 en contra y 3 abstenciones, la República Argentina es el primer país en Latinoamérica que concede el matrimonio homosexual, pero sin embargo se admite que para los gays no será tan fácil adoptar niños.

De acuerdo a una publicación del Diario La Nación funcionarios y especialistas admitieron que para los gays será más difícil adoptar ya que no habrá igualdad de condiciones.

Marisa Graham, secretaria nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, que fue consultada por el matutino, dijo que con la vasta experiencia en el área de adopciones: «los jueces elegirán a quién entregan un niño; los cambios culturales llevan un tiempo, pero en algún momento se va a regularizar la situación».

También del lado de los propios homosexuales ya se previenen las dificultades, Esteban Paulón, secretario general de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbyt), dijo que:

  • «Seguramente, habrá menor o mayor receptividad a los pedidos de adopción, según zonas, ciudades y provincias. Quizás haya más adversidad en Salta y Catamarca, distritos que se opusieron al matrimonio gay y donde los jueces son reflejo de la sociedad a la que pertenecen».
  • «el blanqueo de la orientación sexual de las parejas al casarse va a traer dificultades, mientras antes se adoptaba como soltero. Allí deberá estar la política pública para remover esa discriminación. No será de un día para otro».
  • «Hoy,  hay 15.000 chicos para ser adoptados y los trámites no salen; es un proceso muy largo, muy complicado, incluso para las parejas heterosexuales. Las condiciones para adoptar no mejoraron con esta ley ni se privilegia a nadie». Por eso, continuó, la federación va a impulsar una nueva la ley de adopción, aunque no adelantó cuál será la propuesta.

Por su parte , Guillermo Borda, abogado especialista en derecho de familia, indicó que: «Lo ideal es que el niño tenga un padre y una madre. Creo que los jueces, razonablemente, van a privilegiar la entrega de un menor a quienes conviven en una familia heterosexual, por lo menos mientras no se sepan a ciencia cierta los efectos de la crianza en una pareja homosexual, por dos mamás o dos papás».

Nelly Minyersky, especialista en derecho de familia y directora de la maestría de posgrado sobre Políticas Sociales Infantojuveniles de la UBA, sostuvo que: «Confío en la población, la gente no va a salir corriendo a adoptar ni va a ir recogiendo chicos para adoptar. Me parece beneficioso, a los efectos del control social, que las parejas del mismo sexo ingresen bajo la ley en el proyecto de vida en común».

También opinaron fuentes vinculadas a la Iglesia Católica, quienes se animaron a sugerir que los jueces deberían preferir a los padres heterosexuales sobre los homosexuales.

Eduardo Sambrizzi, de la Corporación de Abogados Católicos, consideró que: «Espero que no muchos jueces les den niños a parejas del mismo sexo. Van a argumentar que es discriminación, pero lo cierto es que hay 6000 matrimonios sólo en la ciudad de Buenos Aires y en el Gran Buenos Aires esperando adoptar y deberán tener prioridad. Los nuevos matrimonios deberán sumarse a continuación en esa lista. Aunque, en este país, ya no se puede saber qué va a decir un juez».

Liliana Negre de Alonso, senadora peronista por la provincia de San Luis, presidenta de la Comisión de Legislación General de la Cámara alta, quién votó en contra del matrimonio gay, opinó que:

  • «si un juez tiene que optar entre dos parejas, una heterosexual y una homosexual en igualdad de condiciones, debería elegir la heterosexual por el bien superior del niño».
  • «hay patologías que pueden existir tanto en heterosexuales como en homosexuales» y que inhibirían a unas y a otras parejas de adoptar.
  • «Se acordó debatir y modificar el régimen de adopción lo antes posible. Es necesario que se flexibilice el tema de la adopción para adaptarse a la nueva ley. Mientras tanto, sólo las parejas casadas o las personas solteras podrán seguir adoptando, no los concubinos».
  • «se tiene que agilizar el sistema de adopciones»

La secretaria Graham coincidió con que «se tienen que agilizar el sistema de adopciones».

Gustavo Moreno, asesor tutelar de menores porteño y ex secretario de un juzgado de familia, trató de poner paños fríos al contrapunto y pidió que se emplee una mirada diferente para analizar el complejo tema de las adopciones.

Describiendo que: «Esta cuestión siempre está mirada desde los adoptantes y no desde los niños. El gran ausente en este debate es el niño. Tanto las parejas heterosexuales como las homosexuales quieren adoptar para reemplazar al hijo biológico que no pueden tener, para cumplir su fantasía. Por eso, eligen niños menores de tres años. Hay que replantearse muchas cosas, como que la mayoría de los chicos que se adoptan vienen de las provincias más pobres, donde se violan los derechos económico-sociales y las madres no los puede mantener».

Como podemos ver y mucho más allá de las diferencias de criterios a la hora de abordar el tema, las personas consultadas por La Nación coinciden en forma mayoritaria que por más que la Ley diga, que en cada ocasión deberá decidir el Juez por si entrega o no entrega a un chico a una pareja declaradamente homosexual, y de todas manera hasta antes de la norma, uno de los miembros, hombre o mujer, puede adoptar como soltero sin explayarse sobre su condición sexual, en lugar de dárselo a otra heterosexual que lo solicite.

Los especialistas y legisladores coincidieron en que, después de la incorporación de la boda gay en el Código Civil, no habrá que reformar otras leyes para hacer respetar el nuevo concepto.

Eduardo Sirkin, especialista en derecho civil, dijo que: «El texto aprobado establece que ninguna norma del ordenamiento jurídico argentino podrá ser interpretada limitando el goce de derechos y obligaciones, tanto al matrimonio homosexual como al heterosexual. Esto exime de modificar otras normas»

Vilma Ibarra, Diputada Nacional  confirmó que no se prevén reformas, pero sí dictar una ley que regule la fertilización asistida para toda pareja.

Como sucede siempre con un CAMBIO, todos le tenemos miedo y recelo peor lo más probable es que cuando pasa un tiempo razonable lo aceptamos.

La Nación

Un comentario

  • David

    Efectivamente las declaraciones de S…..so suenan discriminatorias. Si hay nada menos que 6000 parejas heterosexuales esperando a adoptar, dudo mucho que TODAS ellas puedan ser un mejor ambiente para un niño que, por ejemplo, una pareja de mujeres ambas con trabajo, con dinero de sobra y muchas ganas de dar amor. Después de todo está sobradamente probado que una familia homoparental no incide en el correcto desarrollo psicológico del niño (recordemos que hay 9 países que legalizaron este tipo de familias desde hace años)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *