Promulgan Ley 27.506 que otorga beneficios fiscales a empresas de software

El Gobierno ha promulgado la Ley 27.506 que establece la creación del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, mediante el cual se otorgan beneficios fiscales a las empresas de software. Dicha normativa fue sancionada por unanimidad el 22 de mayo de 2019 en el Senado y garantiza una estabilidad fiscal para los contribuyentes alcanzados por la misma.

El artículo tercero de la Ley 27506 dispone que se cree el nuevo Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento. Al mismo se deben inscribir los sujetos que desean acceder a los beneficios otorgados por esta norma.

Este régimen beneficia a sectores como los de la electrónica, informática, producción audiovisual, industria satelital y biotecnología, nanoteconología y nanociencia, e ingeniería para la industria nuclear.

La estabilidad fiscal que se otorga a este régimen significa que aquellos que integran el registro no recibirán un aumento en su carga tributaria total nacional a partir de la fecha de su inscripción por el término de vigencia de éste.

Además, los beneficiarios gozarán de una detracción por cada trabajador en relación de dependencia con lo que cuente equivalente al monto máximo previsto en el artículo 4° del decreto 814 de fecha 20 de junio de 2001 y sus modificatorios actualizado, no resultando aplicable el esquema progresivo previsto en el inciso c) del artículo 173 de la Ley 27.430.

Las actividades que abarca esta normativa son las de desarrollo de software y servicios informáticos y digitales; producción y postproducción audiovisual, incluyendo los de formato digital; biotecnología, bioeconomía, biología, bioquímica, microbiología, bioinformática, biología molecular, neurotecnología e ingeniería genética, geoingeniería y sus ensayos y análisis.

También beneficia a aquellos contribuyentes que brinden servicios geológicos y de prospección y servicios relacionados con la electrónica y las comunicaciones; servicios profesionales, sólo si son exportados; nanotecnología y nanociencia; industria aeroespacial y satelital, tecnologías espaciales; e ingeniería para la industria nuclear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *