Propuesta para Eliminar el Impuesto al Cheque

Desde el Instituto Argentino de Análisis Fiscal, IARAF,  fue presentada una amplia propuesta a fin de implementar la eliminación paulatina del impuesto al cheque. Este tributo que se implemento en forma provisoria hace unos cuantos años continua aún vigente y es por eso que desde el IARAF se propone ir aumentando de manera gradual el porcentaje total del gravamen que se podrá ir computado como pago a cuenta de otros impuestos.

Nadín Argañaraz, es el titular del IARAF, desde donde se presentó un proyecto para eliminar el impuesto al cheque.

El documento presentado se inicia así:

“El Impuesto a los Débitos y Créditos Bancarios fue introducido con carácter transitorio en el contexto de una profunda crisis fiscal, con el objetivo expreso de proporcionarle al fisco un instrumento recaudatorio eficaz, de bajo costo de administración tributaria y de rápidos resultados”.

“Sin embargo es un tributo que provoca una gran distorsión en los precios relativos haciéndolo aún más ineficiente que por ejemplo el Impuesto a los Ingresos Brutos”.

“tributo está sujeto a un régimen especial de coparticipación que implica que la mayor parte de su producido (85,02%) sea apropiado directamente por la Nación”.

“Esta situación ha provocado que recurrentemente las Provincias hayan solicitado la modificación en su mecanismo de distribución”.

“si bien es lógica la pretensión de las provincias, en lo referido a la modificación en los porcentajes de coparticipación, se considera que la misma debe complementarse con un proyecto de eliminación gradual de este impuesto dado que es un tributo altamente distorsivo”.

Si se tiene en cuenta la actual importancia recaudatoria de este impuesto que es del 6,55% de la recaudación total en 2010, el documento advierte que:

“se hace inviable su eliminación inmediata y obliga a que la misma sea planteada en etapas para que pueda ser reemplazada por ingresos provenientes de otras fuentes o por una reducción en el ritmo de crecimiento del gasto público”.

La propuesta presentada por IARAF es la de que sea eliminado pero paulatinamente:

  • Ir aumentando de manera gradual el porcentaje total del impuesto que puede ser computado como pago a cuenta de otros tributos.

El informe señala que:

“Lo que se propone es incrementar paulatinamente en un lapso de cinco años el porcentaje que puede ser computado como pago a cuenta, que en la actualidad es de aproximadamente el 17%”.

  • Que la Administración Federal de los Ingresos Públicos, AFIP, permita que sea computado contra los impuestos: al Valor Agregado, IVA, a las Ganancias y Ganancia Mínima Presunta.
  • Establecer que el aumento en el porcentaje que puede ser computado como pago a cuenta, esté sujeto a incrementos en los montos nominales anuales de IVA e Impuesto a las Ganancias declarados por cada contribuyente.

“De esta manera los mayores pagos a cuenta no podrán significarle al fisco reducción en los ingresos impositivos nominales previos a la implementación de la reforma propuesta”.

  • Modificar la forma de coparticipación del impuesto para asimilarla a la vigente para el IVA, o bien considerar la parte computable como pago a cuenta como recaudación de IVA o Ganancias según corresponda, y coparticiparla según los coeficientes correspondientes a estos impuestos.

El proyecto presentado también dispone un párrafo para que se aplique un tratamiento especial para las pequeñas empresas. Debido a la generación de nuevos empleos, el IARAF propone la posibilidad de computar inicialmente el 100% del impuesto al cheque a cuenta de otros tributos, como son los de las cargas sociales.

Una buena medida para fomentar el empleo registrado:

“La idea es que el porcentaje del impuesto que no pueda ser computado a cuenta de IVA o Ganancias, en el caso de estas empresas sea utilizado como pago a cuenta de las contribuciones patronales destinadas al sistema jubilatorio”.

“Como medida de fomento del empleo registrado puede proponerse que el excedente sobre el pago a cuenta pueda imputarse en un 50% sobre cargas sociales correspondientes a empleados existentes al momento de la modificación, y el 50% restante sobre los montos derivados de aumentos netos en la cantidad de empleados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *