Renta Universal Básica, nuevo plan social

El Ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, ha confirmado que se está avanzando con la creación de una “reneta universal básica” o “ingreso base“. Este nuevo plan social estará dirigido a unos tres millones de ciudadanos que actualmente reciben el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) pagado por Anses durante la cuarentena del coronavirus Covid-19. La cantidad de beneficiarios del programa y el monto que cobrarán los beneficiarios cada mes dependerá de los recursos fiscales disponibles pospandemia.

El ingreso familiar de emergencia evitó que unos tres millones de argentinos caigan en la pobreza e indigencia.

Es por esta razón que es indispensable que el Estado debe poner en marcha un plan social que les permita seguir cobrando una ayuda económica una vez que pase la pandemia. Mientras se espera que Anses confirme el cronograma de pagos del tercer IFE, Daniel Arroyo mantuvo una videoconferencia con dirigentes empresarios, sindicales, sociales y religiosos para analizar la puesta en marcha de una renta universal.

La reunión fue impulsada por la iglesia católica y formó parte de la Mesa de Encuentro por el Trabajo y la Vida Digna, la cual tuvo acción entre 2018 y 2019 cuando se instaló el debate por el hambre en nuestro país y retomó su activismo durante la emergencia sanitaria.

En la teleconferencia, el Ministro de Desarrollo Social recalcó las políticas sociales implementadas por el Presidente Alberto Fernández. Entre las mismas se encuentran la Tarjeta Alimentar del Plan Argentina Contra el hambre, el IFE y el salario complementario el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).

Además, el funcionario ha dado por hecho que se creará una renta universal básica para las familias más vulnerables.

Arroyo indicó que en la creación de este nuevo plan social se tendrá que tener en cuenta tres ejes, el trabajo, los ingresos y el acceso a los servicio básicos.

El ministro afirmó que hubiese preferido que se trate de un plan solidario universal que no requiera una contraprestación. Sin embargo, al actual situación del país lo ha llevado a reorientar el mismo implementando un esquema de pagos a cambio de trabajo, capacitación o formación.

De acuerdo a lo trascendido, Daniel Arroyo indicó que es indispensable una reforma impositiva para la puesta en marcha del plan.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *