Inversiones y Créditos de Bancos por Internet

Estas operaciones financieras online ya existen en otros mercados como los de Europa y Estados Unidos. Guillermo Ferraro y Javier Diez, dos emprendedores argentinos,  anunciaron el debut público de Prestario, se trata de una red social para invertir y acceder a créditos de la que pueden participar tanto individuos como instituciones. El sistema permite el acceso a bancos como prestadoras, y enfatiza en la oportunidad de inversión para mutuales, financieras y personas físicas.

Fue lazada la red social, Prestario, que permite el acceso a inversiones y préstamos por internet, a bancos  como a prestadoras, enfatizando  en la oportunidad de poder invertir mutuales, financieras y personas físicas.

En otros mercados financieros, EEUU y Europa ya se encuentran asentadas plataformas de acceso a crédito “online”. Y en América latina se lanzaron algunos emprendimientos que privilegian el acceso a créditos bancarios.

Prestario les permite a los usuarios acceder a entidades bancarias como prestadoras, y enfatiza en la oportunidad de inversión para mutuales, cooperativas, financieras y personas físicas que buscan una mejor rentabilidad para sus inversiones.

Con esta red social aquellas personas o emprendimientos que por algún motivo no tienen acceso al crédito bancario podrán recibir financiación para sus proyectos a mejores tasas y con requisitos más flexibles.

Prestario lanzó un comunicado de prensa informando que: Ponen un  servicio de solicitantes e inversores la plataforma y herramientas para operar en “un mercado eficiente creado por y para las personas, y tiene como objetivo hacer que los préstamos e inversiones sean más redituables para todos”.

La empresa para desarrollarse tuvo en cuenta a los futuros usuarios, los cuales, ahora lo son de las redes sociales  como LinkedIn o Facebook y que conocen las reglas y funcionamiento de sitios de subastas como Mercadolibre.com o de contactos como Match.com.

Uno de sus socios, Ferraro, fue secretario de Informática y Comunicaciones de Buenos Aires, subsecretario de Industria de la Nación, director y presidente de varias entidades bancarias.

En los EEU y Europa ya existen con mucho éxito  comunidades similares como Prosper.com, Comunitae.es, y Zoppa.com.

Hace un poco más de un mes se comenzó a gestar Prestario, y el número de miembros ya superó los 2.100, hay solicitudes por casi $50 millones y ofrecimientos de créditos por $33,2 millones.

Ya tiene préstamos acordados por casi $190.000, a un promedio de $15.000 por cada uno.

Hasta el momento, la mayoría de los solicitantes piden montos inferiores a $10.000.- y están dispuestos a pagar cuotas que rondan entre los $600.- y $1.000.- al mes.

El motivo de solicitar el crédito es para diversas utilidades pero la gran mayoría lo hacen para refaccionar la vivienda o mejorar una actividad comercial.

Hay quienes solicitan fondos para instalar un negocio de computación, apertura de un local de ropa con diseños propios, comprar una camioneta para hacer fletes, es infinito la cantidad de proyectos de los interesados en financiar dinero.

No ha estipulada ninguna condición ya que se realizan los negocios “persona a persona” y se llega a un acuerdo mutuo.

  • Tasa promedio a la que se están pactando los préstamos es actualmente de 25,7% al año.
  • Garantías que más se ofrecen hasta el momento son prendas sobre  automóviles y otros rodados (maquinaria de trabajo), pagarés y cheques.
  • Ingreso promedio para los tomadores es de $2.000.- por mes.

Del lado de los que ofrecen crédito, hay variedad de propuestas, y en promedio la rentabilidad anual que obtienen es del 21%, un porcentaje más que significativo frente a otras alternativas de inversión tradicionales que suelen estar muy por debajo de esa cifra.

La mayoría piden algún tipo de aval para la operación, especialmente tarjeta de crédito o cheque lo cual hace el requisito bastante sencillo de cumplir.

La Comunidad Prestario va ganando espacio en las Pymes y en los profesionales que ofrecen financiar sus servicios. Lo que quiere decir que ponen a disposición de aquellos que lo necesiten su trabajo profesional en lugar de pagar con dinero.

Algunas de las propuestas son por ejemplo, pactar la edición de un libro,  trabajos de diseño e imagen para un emprendimiento comercial, o asesoramiento en marketing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *